Variaciones en rojo, de Rodolfo Walsh

Precio y stock a confirmar
Ed. De La Flor, año 2008. Tamaño 20 x 14 cm. Estado: Usado excelente. Cantidad de páginas: 176

Por Rodolfo Walsh
Año 1953

Sé que es un error -tal vez una injusticia- sacar a Daniel Hernández del sólido mundo de la realidad para reducirlo a personaje de ficción. Sé que al hacerlo contribuyo, de algún modo a fijarlo en un destino que no quiso para sí y que le fue impuesto por la casualidad. Sin embargo, no veo cómo podría resistir la tentación de relatar aun torpemente algunos de los numerosos casos en que le ha tocado intervenir. Al decidirme a hacerlo he elegido, por rigor o pereza, el orden cronológico. Y en ese orden corresponde el primer lugar a “La Aventura de las Pruebas de Imprenta”. Confieso, sin embargo, que he estado a punto de excluirla, a tal extremo es vulgar en cierto sentido el conjunto de circunstancias que hubo de aclarar Daniel Hernández, corrector de pruebas de la editorial “Corsario”, secuaz y homónimo de aquel otro Daniel que escrituras antiguas -parcialmente apócrifas- registran como el primer detective de la historia o de la literatura. En “Las Pruebas de Imprenta”, es cierto, no hay “drama”, está ausente ese elemento fantástico o patético que enriquece otras de sus aventuras, como “Variaciones en Rojo”, “La Mano en la Pared” o “El Foso de los Leones”. Esa carencia necesariamente ha de reflejarse en la narración. Y, sin embargo, no he podido decidirme a suprimirla. En primer lugar, porque sodas las demás la suponen: si Raimundo Morel no hubiese muerto, Daniel no se habría interesado en la solución de problemas criminales ni habría llevado su antigua amistad con el comisario Jiménez al nivel de una activa -y a veces molesta- colaboración. Y en segundo lugar porque tiene otro interés: es el más estrictamente policial de todos los casos que se le presentaron a Daniel Hernández. Parece condición ineludible de la narración policial que, cuanto más “ortodoxa” es en su planteo
y solución, tanto más queda en la sombra eso que por no buscar términos más complicados llamaremos “interés humano”. Daniel Hernández no pudo remediar esa pobreza de las circunstancias, y el narrador desde luego tampoco suele sustraerse a esa mínima fatalidad. Queda en pie, sin embargo, cualquiera sea mi impericia en el relato de los hechos, la fascinante cadena de razonamientos que sirvió a D. H. para esclarecerlos.

Además, me parece en cierto modo simbólico que el primer enigma dilucidado por D. H. estuviera ligado tan estrechamente a su oficio. Creo que nunca se ha intentado el elogio del corrector de imprenta, y quizá no sea necesario. Pero seguramente todas las facultades que han servido a D. H. en la investigación de casos criminales eran facultades desarrolladas al máximo en el ejercicio diario de su trabajo: la observación, la minuciosidad, la fantasía (tan necesaria, vgr., para interpretar ciertas traducciones u obras originales), y sobre todo esa rara capacidad para situarse simultáneamente en planos distintos, que ejerce el corrector avezado cuando va atendiendo, en la lectura, a la limpieza tipográfica, al sentido, a la bondad de la sintaxis y a la fidelidad de la versión.

Los otros dos relatos que integran este volumen tienen características distintas. El segundo intenta una solución de un problema clásico de la literatura policial; único género que cuenta ya con dos -o quizá tres- situaciones o problemas específicos susceptibles de distintas soluciones.

He creído conveniente intercalar en el texto algunas ilustraciones y diagramas. Un crítico norteamericano, Stephen Leacock, ha condenado, en general, esos diagramas, con más ingenio que acierto. Yo considero que hay dos clases de lectores de novelas policiales: lectores activos y lectores pasivos. Los primeros tratan de callar la solución antes que la dé el autor; los segundos se conforman con seguir desinteresadamente el relato. Aquéllos podrán interesarse en esas figuras; éstos, desestimarlas sin perjuicio.

Tampoco he renunciado a otra convención que hunde su raíz en la esencia misma de la novela policial: el desafío al lector. En las tres narraciones de este libro hay un punto en que el lector cuenta con todos los elementos necesarios, si no para resolver el problema en todos sus detalles, al menos para descubrir la idea central, ya del crimen, ya del procedimiento que sirve para esclarecerlo. En “Las Pruebas de Imprenta” ese momento transcurre en la página 39. En “Variaciones en Rojo”, en la página 108. En “Asesinato a Distancia”, en la página 156.

INDICE
Noticia
1- La aventura de las pruebas de imprenta
2- Variaciones en rojo
3- Asesinato a distancia