Tiempo y materiales, de Robert Hass

Precio y stock a confirmar
Ed. Bartleby Editores, año 2008. EDICION BILINGÜE INGLES-ESPAÑOL. Tamaño 21 x 14 cm. Prólogo y traducción de Jaime Priede. Estado: Nuevo. Cantidad de páginas: 142

Por Jaime Priede
Gijón, septiembre de 2008

Robert Hass (San Francisco, EE.UU, 1941) coinciude con los beat en san Francisco, fuma marihuana y escucha a Shelly Manne. Se siente atraído por la moda hippie, se deja barba, calza sandalias, viste mallas negras y lee con fervor el Aullido. De hecho, el estilo de vida de los beats y la influencia de Ginsberg, Gary Snyder y Kenneth Rexroth resultan determinantes en su formación como poeta. En Ginsberg percibe una excitación inusitada que no había identificado hasta entonces con la poesía. En Rexroth atisba por primera vez una conexión activa entre ésta y su propio mundo. En Snyder ve reflejada esa esa afición casi innata al mundo natural, la aguda observación de sus matices, la exploración del sustrato imaginario de las culturas nativas norteamericanas y la permeabilidad a las culturas orientales. La dimensión ética y ontológica del budismo le servirá de soporte para afianzar su reverencia por la naturaleza salvaje. La educación en el respeto por todo lo vivo y por los sistemas que rigen el orden natural procede del Primer Precepto de la filosofía budista, que se declara contrario al acto de quitar la vida en cualquiera de sus manifestaciones. Además, el concepto de interpenetración de todos los seres en un universo en el que nada puede existir por separado es otra tesis budista que viene a enriquecer no solo la vertiente espiritual de su conciencia ecológica sino también su firme antibelicismo y su oposición a las políticas expansionistas o de carácter vengativo, como se manifiesta abiertamente en composiciones como “Un Poema”, “La guerra de Bush” o “Visita a la DMZ en Panmunjom” incluidos en Tiempos y materiales.

Una poesía tan arraigada en el paisaje que la sustenta no solo se basa en su descripción sino también en el hecho de que la tierra y su historia son una fuerza generatriz implícita en el modo en que la gente vive y piensa. El paisaje es concebido de acuerdo a lo que D. H. Lawrence llamaba “espíritu del lugar” y con los libros de Thoreau sobre la mesa. Pionero de la ecología y la ética medioambiental, Thoreau elige una forma de vida en la que el gozo surge de los acontecimientos más comunes, de los fenómenos cotidianos, “para que pueda inspirarme con lo que a cada hora perciben mis sentidos, mi caminata diaria, la conversación de mis amigos, y no pueda soñar con otro cielo que el que se extiende sobre mí”. La lectura de Walden parece determinante para afianzar la orientación de un contexto referencial como el de Hass, captado desde la necesidad de repensar nuestras relaciones con los animales, los bosques y la piedra. Una nueva relación con el mundo natural sustentada en sólidos valores que complementan la mitología americana y el budismo.

Stanley Kunitz ha escrito que leer un poema de Robert Hass es como adentrarse paso a paso en el océano cuando la temperatura del agua no es muy diferente a la del aire. Apenas percibes que te has adentrado en otro elemento hasta que no sientes el arrastre de la marea. Es una forma muy plástica de concebir ese “arrastre” meditativo de la poesía de Hass presente desde Field Guide: “In California in the early Spring / There are pale yellow mornings, / When the mist burns slowly into day. / The air strings like Autumn / Clarifies like pain – / Well, I have dreamed this coast myself”. Aquellas largas caminatas de Wordsworth por las montañas de Cumberland y la concreción referencial de su poesía meditativa cuando realza los valores éticos del entorno nutren también el ideario de Hass y su análisis casi naturalista de las relaciones humanas. Hass disecciona un instante y capta el sentido profundo de un gesto o una reacción en poemas como “Interiores domésticos”, “Luego, el tiempo” o “Deriva y vapor”. La fidelidad al detalle en sus descripciones del mundo natural adquieren una plasticidad inusitada desde el sentimiento de pérdida, de evocación nostálgica de un mundo que desaparece, tal como se muestra en “El estado del planeta” y cuyo antecedente está en otro de los poemas ícono de Hass como es “Meditation at Lagunitas”: “All the new thinking is about loss / In this it resembles all the old thinking”. Por otro lado, las tentativas descriptivas de Ponge sufren un giro que relativiza irónicamente el poder de la palabra en poemas como “La dificultad de describir un color” o “La dificultad de describir los árboles”. Hass relativiza el proceso de traslado al papel, disfruta más que Ponge de los caprichos de la luz.

Tiempo y materiales integra la diversidad temática explorada por Hass en anteriores libros: el arte, la naturaleza y las relaciones humanas. Una poesía cuya fuerza reside en el tratamiento de la imagen, capaz de generar un ámbito de asociaciones inauditas en las que casi siempre participa un elemento del mundo natural. Las sustituciones semánticas, giros y frecuentes repeticiones modulan un lenguaje sometido a una tensión muy singular. El tratamiento de la luz y sus cadencias sigue siendo uno los atributos más singulares y sugerentes de su poesía, tan emparentada con la pintura, así como la apertura a temáticas de reivindicación social, fundamentalmente antibelicistas. Su labor traductora, ejercida siempre desde la empatía, está presente también en el libro como homenaje a dos autores personalmente muy cercanos, caso de Czeslaw Milosz y Tomas Tranströmer. El misterio de la intimidad, el curso del tiempo y la transformación que opera en las relaciones humanas, la detallada descripción de plantas y pájaros, la reivindicación política y los recuerdos de infancia se complementan en este memorándum coherente y honesto en su compromiso con la verdad. Tiempo y materiales que mantienen limpia la mirada de Roibert Hass.

BOCA LIGERAMENTE ABIERTA
El cuerpo un fulgor amarillo y la cabeza
Un poco naranja como en las pinturas chinas
Bañadas de crepúsculo por los dioses del verano
Que también provocan esa sacudida repentina
De los álamos, menos viento que río,
Donde estaba el pájaro que creías
Ver, creyeras haberlo visto o
No, y luego no estaba, se había
Oculktado, dejando tras de sí el vacío
Que ahora zumba ligeramente en ti, lo cual no es malo
Ni triste, sólo que se asemeja a un temor reverente, al miedo.
El pájaro está ahora en otra parte y tú estás aquí

INDICE
Robert Hass, círculos azules, por Jaime Priede
TIEMPO Y MATERIALES
Iowa, enero
A la manera de Trakl
Envidia de poemas ajenos
Mudable corona de laurel
Futuribles en lilas
Tres alboradas de verano
Distribución de la felicidad
Etimología
La dificultad de describir un color
La dificultad de describir los árboles
Alada y acre oscuridad
Enjambre de amaneceres, rebaño de inquietos mediodías
Infracción y plegaria
El mundo como deseo y representación
Cuando cesaron los vientos´
Para Czeslaw Milosz en Cracovia
Tiempo y materiales
Arte y vida
Interiores domésticos
Pareja de delfines
Luego, el tiempo
Esa música
Horacio: tres imitaciones
Tomas Tranströmer: canción
El estado del planeta
Poema con un pepino dentro
Deriva y vapor (lentas las olas)
“…blanco del olvido, blanco inocuo”
A la manera de Goethe
Esta noche soy camarero, mi nombre es Dimitri
Un poema
La guerra de Bush
Peras
El aire seco de la montaña
Cosas del último instante
El trabajo del poeta
Boca ligeramente abierta
Película clásica sin volumen
La propuesta de Ezra Pound
Visita a la DMZ en Panmunjom: un haibun
Consciencia
Salida, persecución por una pradera de la sierra
Septiembre, inverness