Narcisismo de vida, narcisismo de muerte, de André Green

Precio y stock a confirmar
Ed. Amorrortu, año 1986. Tamaño 22,5 x 13,5 cm. Traducción de José Luis Etcheverry. Estado: Usado muy bueno. Cantidad de páginas: 262

El renovado interés por el narcisismo que se observa en la teoría psicoanalítica contemporánea justifica plenamente la publicación de esta recopilación de artículos, que incluye también textos inéditos, centrados todos en esta cuestión, que es una de las más enigmáticas que presenta el psicoanálisis. Freud introdujo y elaboró brillantemente el concepto de narcisismo en 1914, pero pareció desinteresarse de él en el momento de llevar a cabo, hacia 1920, la reestructuración de sus ideas, que dio nacimiento en particular a la última teoría de las pulsiones (oposición entre pulsiones de vida y pulsiones de muerte), a la segunda tópica del aparato psíquico (ello, yo, superyó) y a su nueva concepción de la angustia.

Tras un período en que cayó en el olvido, este concepto, que parecía desahuciado, ha vuelto a cobrar vida. André Green, quien no ha dejado de interesarse por el problema desde 1963, es uno de los raros autores -si no el único- que se han empeñado en articular la teoría del narcisismo y la teoría definitiva de las pulsiones.

“El narcisismo” -explica el autor- fue en cierto modo un paréntesis en el pensamiento de Freud. La sexualidad es la constante indestronable de la teoría íntegra del inventor del psicoanálisis, pero su poder es de continuo cuestionado por una fuerza adversa que, por su parte, experimentó cambios con el paso de los años. Antes del narcisismo fueron las pulsiones de autoconservación; después, las pulsiones de muerte”.

Y en efecto, si el narcisismo en general es considerado solamente en sus aspectos positivos, en virtud de los cuales se lo refiere a las pulsiones sexuales de vida, Green muestra, en cambio, la necesidad de postular la existencia de un narcisismo de muerte, que él denomina “narcisismo negativo”. Con sus palabras: “La mayoría de los trabajos que aquí reunimos intentan, de manera implícita o explícita, pensar las relaciones entre narcisismo y pulsión de muerte”. A diferencia del narcisismo de vida, que está dirigida al cumplimiento de la unidad del yo, el narcisismo de muerte, por lo contrario, tiende a su abolición en la aspiración al cero.

Esta teoría del narcisismo se completa con la exposición de algunas “formas narcisistas”, que son otras tantas configuraciones observadas en la práctica clínica. Explica Green: “La prevalencia del narcisismo en ciertos cuadros clínicos abona la suposición de que en el seno del aparato psíquico existe una instancia cuya fortaleza es bastante para reunir en torno de sí investiduras de índole idéntica, todas las cuales poseen características diferenciadas en medida suficiente para justificar que se las distinga. No se sigue de esto, con necesidad, que la formación de las estructuras narcisistas obedezca a un desarrollo enteramente separado, movido por fuerzas intrínsecas e independiente de las pulsiones orientadas hacia el objeto”.

Para finalizar, un ensayo sobre el yo pone de relieve la duplicidad que está en la base de su estructura, en la contradicción entre saberse mortal y creerse inmortal. Así todo confluye en Narciso Jano.

INDICE
Prólogo. El narcisismo y el psicoanálisis: ayer y hoy
PRIMERA PARTE, TEORIA DEL NARCISISMO
1- Uno, otro, neutro: valores narcisistas de lo mismo
2- El narcisismo primario: estructura o estado
3- La angustia y el narcisismo
SEGUNDA PARTE, FORMAS NARCISISTAS
4- El narcisismo moral
5- El género neutro
6- La madre muerta
EPILOGO: EL YO, MORTAL-INMORTAL