Manual para mujeres maltratadas (que quieren dejar de serlo), de Consuelo Barea

Prcio y stock a confirmar
Ed. Océano, año 2004. Tamaño 21 x 13,5 cm. Estado: Nuevo. Cantidad de página: 300

La violencia de género, lacra histórica de nuestra civilización, parece recrudecerse cuando día tras día leemos noticias sobre nuevas muertas, sentencias misóginas y ausencia de mujeres en los puestos de decisión. Una mirada retrospectiva nos puede tranquilizar en cierta medida mostrándonos que algo hemos avanzado en legislación, asistencia v protección a la víctima, medidas igualitarias v conciencia social sobre el sexismo. Sin embargo, estamos todavía en los albores de un mundo más igualitario y menos patriarcal, y es mucho el trabajo que queda por delante.

Mi propósito al escribir este libro es, en primer lugar, acompañar a la mujer que está saliendo de una vivencia de violencia de género en el ámbito doméstico, describiéndole lo que no debe aguantar, explicándole lo que debe exigir e informándola sobre los aspectos jurídicos, médicos y sociales del proceso de liberación. Hav capítulos especialmente dedicados a la protagonista de esta historia, en los que me dirijo a ella de forma íntima para darle consejos prácticos y pistas adecuadas a su situación. También hay muchas citas de profesionales que han investigado el tema, mucha teoría sobre aspectos médicos, psicológicos y jurídicos, con el fin de que éste sea un libro práctico de consulta y formación.

Irabajo como médico psicoterapeuta de mujeres maltratadas y víctimas de agresiones sexuales, hago peritajes para sus juicios y formo a diversos profesionales que las atienden. Esta dedicación intensiva al tema de la violencia contra la mujer me ha obligado a definirme sobre sus posibles causas y erradicación. Mi punto de vista es el de alguien que ve a la mujer intentando encontrar la salida del laberinto de la violencia doméstica, pieza central de un laberinto mucho mavor: el de la violencia de género, del que las mujeres aún no hemos encontrado la salida.

Hay que devolver al hombre la responsabilidad de su violencia, hay que poner el centro de gravedad del maltrato en el varón. Es necesario aprender a detectar la violencia, pararla, curar sus secuelas y prevenirla. Hemos vivido un mundo y una historia construidos a través del mito masculino de la supremacía natural del varón sobre la mujer. Esta discriminación es la más extendida en el planeta, la más dañina, aquella cuya erradicación supondría el verdadero paso adelante de la humanidad. La violencia de género está en el núcleo de todas las discriminaciones, ya que los niños que la presencian se socializan en un modelo básico de supremacía de un ser humano sobre otro por una característica física. Es muv fácil que después, de adultos, justifiquen el abuso de poder de un grupo humano sobre otro, con la excusa de un color de piel, una lengua o una religión distintas. A los fundamentalismos va ligado siempre el sexismo. Los pueblos evolucionados deben distinguirse por la libertad de sus mujeres.

Las partes tituladas «Tristeza», «Miedo» y «Saliendo del maltrato» siguen el itinerario temporal de la mujer que escapa del terror. Intentan acompañar y formar en las etapas y acontecimientos que probablemente va a encontrar durante su liberación.

Se dan consejos prácticos para aumentar su seguridad y agilizar su recuperación como persona, como mujer y como madre.

El corazón del libro estaría en «El Síndrome de Estocolmo», la crónica del fracaso en la salida de la violencia de género. En este síndrome la víctima va incorporando poco a poco en sí misma al maltratador, justifica el maltrato y se autoculpa de él. El punto crucial de este verdadero lavado de cerebro es la complicidad de la sociedad con el agresor, que dirige a la mujer hacia el aprendiza)e de que no hay escape del terror doméstico.

La mujer maltratada no es un ente aislado, sino un elemento social más, que influye y es influido por una dinámica colectiva

PROLOGO
Kn la evolución de los acontecimientos vitales de esta persona, van a ser decisivas las aportaciones e intervenciones «desde el exterior». Kn el momento crucial en que la muier contacta por primera vez para explicar su experiencia de maltrato, la respuesta que se le da determina en gran medida lo que le ocurrirá después a ella v a sus hijos. Kn este modelo dinámico nuestra intervención es definitiva: si se avuda a la mujer v se promociona la denuncia del maltrato, ella acaba saliendo de éste. Una actuación adecuada en el momento adecuado va a permitir la liberación del terror doméstico, una actuación hipócrita, insuficiente o sexista va a abocar a mujer e hijos a una pesadilla que sólo acaba en la muerte física o psíquica, v en el aprendizaje del sexismo.

En la parte del libro «Violencia de género» se describe la discriminación sexista y sus secuelas en la psicología de la mujer no ya a un nivel doméstico, sino a un nivel social e internacional. Es fundamental en la tesis del libro la aportación de la psicóloga e investigadora estadounidense Dee Graham, cuya obra permite una nueva comprensión de la secuela más grave de la violencia doméstica: el Síndrome de Estocolmo, y aporta una decisiva explicación de la psicología femenina como psicología del oprimido. Soy consciente de que la divulgación de sus teorías puede herir susceptibilidades; preguntas como «¿Los hombres amenazan la supervivencia de las mujeres?» pueden tacharse de inducción a un feminismo radical. Si la lectora o el lector de este libro tienen paciencia y honestidad en su lectura, si su mirada es ecuánime, habrán de admitir que la pregunta está totalmente justificada y que lo verdaderamente radical y revolucionario es la conclusión a la que podemos llegar.

A lo largo de todo el libro me he cuestionado el uso del género en el lenguaje. Por ejemplo, en la frase “La madre y el hijo han de aprender a relacionarse de nuevo”, donde en realidad quiero decir «hijo e hija», tendría que haber elegido una de las siguientes solucioners:

La madre y el/la hijo/a han de aprender a relacionarse de nuevo
La madre y el/la hij@ han de aprender a relacionarse de nuevo
La madre y el hijo o la hija han de aprender a relacionarse de nuevo

NOTA: Esto daría lugar a párrafos difíciles y con constantes repeticiones, en un libro denso y de lectura ardua ya de por sí. Opto por lo tanto por disculparme ahora y usar el masculino inclusivo en ocasiones en que me estoy refiriendo a los dos géneros. Espero que la Real Academia encuentre una solución menos sexista en un plazo breve.

INDICE
Prólogo
PRIMERA PARTE: TRISTEZA
1- Confusión
Qué hace él y por qué lo hace
Cómo afecta a la mujer este comportamiento
2- Depresión
Qué hace él y por qué lo hace
Cómo afecta a la mujer este comportamiento
Qué es “silenciar el yo”
3- ¿Qué se puede hacer?
Cómo se tendrían que resolver los conflictos en la pareja
Cómo debe reaccionar la mujer si él persiste en su trato vejatorio
SEGUNDA PARTE: MIEDO
4- Miedo
El ciclo y la escalada de violencia
Qué hace él y por qué lo hace
Cómo afecta a la mujer este comportamiento
Agresiones sexuales
¿Cuál es el retrato robot de la víctima?
5- Los hijos del maltrato
Los hijos del maltrato
¿Qué efectos tienen los malos tratos en los niños?
Abuso sexual a menores en el hogar
Maltrato a ancianos
6- El maltratador
¿Los maltratadores son enfermos?
¿De qué tipos de maltratadores podemos hablar?
¿Qué requisitos mínimos debe cumplir la terapia al hombre maltratador?
¿Funciona realmente la terapia a maltratadores?
TERCERA PARTE: SALIENDO DEL MALTRATO
7- Seguridad
Recomendaciones
Plan de seguridad con tus hijos
Valoración del riesgo
La orden de protección
Recursos y estrategia
8- Recuperación psicológica
Primera fase: seguridad física para mujer e hijos
Segunda fase>: tratamiento del estrés postraumático (EPT) si lo hay
Tercera fase: autoestima y género
Soy víctima del delito de malos tratos pero no soy una víctima
9- Recuperación como madre
Efectos de la violencia doméstica en la madre y repercusión en los hijos
Desarrolla la autocompetencia de tu hijo
Reconocimiento y apreciación
CUARTA PARTE: SINDROME DE ESTOCOLMO
10- Síndrome de Estocolmo de la mujer maltratada
Sin escape
Las responsabilidades de los fiscales
Leyes sexistas
El Síndrome de Estocolmo de la mujer maltratada
“A mí no me pasaría”
¿En qué consiste el Síndrome de Estocolmo?
Secuelas de un secuestro prolongado
la sociedad y el Síndrome de Estocolmo
Principales motivos por los que la mujer maltratada no mantiene la acusación
Finales del proceso de victimización de la mujer
Maltratadoras
QUINTA PARTE: VIOLENCIA DE GENERO
11- ¿Los hombres amenazan la supervivencia de las mujeres?
Evolución de las políticas de género
Informe sobre el desarrollo humano en el género
¿Qué es la “violencia de género”?
12- Síndrome de Estocolmo social de la mujer
¿Se cumplen a nivel social las condiciones precursoras del Síndrome de Estocolmo de la mujer maltratada?
¿En qué consiste el SE social de la mujer?
Dos tipos de resistencia al patriarcado
Lo que se suele entender como “psicología femenina” es la psicología del oprimido
“Grandes hombres” y la mujer
EPILOGO
Homenaje a Mileva