El Intocable. La historia secreta de Lorenzo Miguel, de Ricardo Cárpena y Claudio A. Jacquelin

Precio y stock a confirmar
Ed. Sudamericana, año 1994. Tamaño 23 x 15,5 cm. Estado: Usado muy bueno. Cantidad de páginas: 346

Lorenzo Mariano Miguel, nacido el 27 de marzo de 1927 bajo los signos de Aries en el horóscopo occidental y del Gato o Conejo en el chino, hijo de inmigrantes españoles, ex boxeador y dibujante amateur, cumple el 20 de marzo de 1994 veinticuatro años casi ininterrumpidos al frente del sindicato industrial más importante de la Argentina.

¿Milagro? ¿Suerte? ¿Habilidad? ¿Cuál es la explicación de este fenómeno -literalmente hablando- tan curioso de supervivencia
política en un país caracterizado por la escasa estabilidad de sus dirigentes?

Lorenzo Mariano Miguel no fue asesinado ni desplazado como muchos de sus colegas entre 1970 y 1976, período en el que el
sindicalismo fue uno de los decisivos escenarios en donde la violencia se convirtió en una protagonista excluyente de muchas
contiendas políticas.

Fue tan amigo como socio político del almirante Emilio Eduardo Massera, a quien le debe haberlo rescatado días después del golpe
militar de 1976 a través de un curioso canje con el Ejército.

Su último paso por la cárcel, entre 1976 y 1980, le dejó una maltrecha relación con el presidente Carlos Menem. Heredó el inmenso poder de Augusto Timoteo Vandor en 1970 por su presunta condición de hombre manejable y gracias a algunos favores del gobierno de facto, que lo veía como alguien extremadamente confiable.

Trabajó apenas diez años como metalúrgico, lo que le bastó para representar a los trabajadores de la actividad durante toda su vida.

En la década del setenta era el padre de la patria metalúrgica y el enemigo más acabado de la patria socialista, pero nunca rompió
los lazos con la izquierda peronista más radicalizada.

Sigue cumpliendo con el rito de conmemorar cada aniversario del asesinato de José Ignacio Rucci, aunque no eran precisamente amigos.

Hace veinte años su fama estaba asociada a una legión de guardaespaldas y matones, a los que calificaba de “amigos”, y hasta
debió pasar por la Justicia por el asesinato de uno de ellos en la UOM.

Todos sospechan que debe de ocultar alguna fortuna, pero su estilo nunca fue el de la ostentación, esa forma del ser sindical nativo que hace que muchos dirigentes parezcan prolijos gerentes de una empresa.

Siempre estuvo rodeado por empresarios como Argalia Polese y Julio Raele, a quienes, al parecer, lo unían y unen lazos más concretos que los de la amistad, y por otros de su actividad, formalmente rivales, pero, en la práctica, virtuales cómplices de su
permanencia.

Hijo del barrio en el que permaneció casi cuarenta años, Villa Lugano, su feudo político y un símbolo de una vida discreta, pero hoy se mudó a Caballito y sus partidarios no le responden como antes. Solía complementar sus humildes vacaciones en Mar del Plata o Mar de Ajó con viajes permanentes a las lslas Canarias y a Italia.

Es un boy scout gremial de la negociación. Su precepto parece ser negociar, negociar y negociar, aún cuando no se pueda negociar. Por eso dialogó y sigue dialogando con funcionarios, militares, políticos, diplomáticos, dignatarios eclesiásticos y con todo aquel que se le cruce en las transitadas rutas del poder (esas que siempre tienen cabinas de peaje, en donde algo hay que dejar).

Se hizo cargo de un sindicato de más de 300.000 afiliados y que hoy sigue siendo importante, aunque se redujo casi a la mitad.

No tiene el mismo poder que hace veinte años, pero cada uno de sus movimientos de hoy ocupan miles de centímetros en los diarios.

Lorenzo Miguel es el mito. El más conocido y, al mismo tiempo, más desconocido de los sindicalistas. El que marcó el compás del
peronismo durante muchísimos años. El que todo gobierno siempre quiso tener -y, en general, siempre tuvo- de su lado. El que posee una extensa historia de la que se conocen más fantasías que certezas. Para aproximarse a las certezas, los autores de este libro dedicaron más de un año y medio a investigar la vida de esta leyenda, la que siguieron desde hace ocho años por sus tareas
profesionales.

Prácticamente toda la información proviene de conversaciones con personas que lo conocieron a lo largo de sus 67 años. En total,
se realizaron 157 reportajes en casi 18 meses. Pocas de estas charlas fueron grabadas, debido al temor que aún provoca su figura o al pedido expreso de los entrevistados de mantener una privacidad absoluta. Por eso las fuentes no son identificables en el texto. Casi todas las entrevistas se realizaron según el principio periodístico básico del secreto profesional, por el cual las fuentes proporcionan información con la estricta condición de no ser identificadas.

Aun así, cada dato fue chequeado por lo menos con dos personas directamente relacionadas con los episodios que se relatan. El resto del material que no pudo pasar por este filtro fue descartado.

Cuando subsistió alguna duda sobre una información, fueron reproducidas todas las versiones que existen al respecto o se eligió
un estilo de escritura condicional y menos contundente.

Obviamente, resultó imposible reconstruir diálogos tal como se desarrollaron, por lo que se dio prioridad a la forma en que cada uno de los entrevistados recordó espontáneamente algún episodio.

Las entrevistas incluyeron a cuatro ex presidentes de la Nación, dieciocho ex ministros de diversas carteras, treinta y cinco ex
funcionarios de distintos gobiernos, una veintena de dirigentes políticos y una cifra similar de gremialistas, una decena de ex jefes militares de primer nivel, unos diez ex líderes guerrilleros o miembros de los sectores más radicalizados del peronismo y una cantidad innumerable de periodistas que lo trataron, allegados, conocidos, amigos y enemigos.

La idea original era que Lorenzo Miguel fuera el último de los entrevistados. Para ello intentamos acercarnos al líder de la UOM, con resultados poco alentadores. Ante las crecientes dificultades, se desistió de realizar la entrevista y se acentuó el carácter de biografía no autorizada que define a las páginas que siguen.

INDICE
Introducción
PRIMERA PARTE
1- Operativo Bolsa
2- El almirante Tobillo
3- Compañeros, pero de celda
SEGUNDA PARTE
1- Un muchacho como yo
2- Mujeres de fierro
3- El cuerpo orgánico
TERCERA PARTE
1- El primer trabajador
2- En la piel del Lobo
3- Rucci, ¿ratón o Napoleón?
CUARTA PARTE
1- Mis queridos imberbes
2- El Loro y las Canarias
3- Espíritus patrióticos
QUINTA PARTE
1- La patria inoxidable
2- La historia del crimen
3- Des-unión Obrera Metalúrgica
SEXTA PARTE
1- Negocios seguros
2- Un pacto para llorar
3- El club del poder
SEPTIMA PARTE
1- La industria del beso
2- Los 15 eran 16
3- Relaciones efervescentes
OCTAVA PARTE
1- De La Rioja con amor
2- La pobre millonaria
3- Contacto en Anzio
NOVENA PARTE
1- Amigos son los amigos
2- Botín de acero
3- ¿La leyenda continúa?