¡Ay, mis ancestros!, de Anne Ancelin Schützenberger

Precio y stock a confirmar
Ed. Omeba, año 2006. Tamaño 21 x 14 cm. Traducción de Margarita Martínez. Estado: Usado excelente. Cantidad de páginas: 292

Por Fernando Bogado

De una u otra manera, los saberes humanos han vuelto siempre sobre el mismo (angustiante) tema: la familia. Desde el psicoanálisis y la antropología, pasando por la biología y terminando en las prácticas paranormales, la familia surge siempre como problema capital de la vida. Anne Ancelin Schützenberger, en su libro ¡Ay, mis ancestros!, lleva esta preocupación al plano del estudio transgeneracional aplicando herramientas provenientes de la psicología social y el psicoanálisis para ahondar sobre el difícil arte de entender a nuestros parientes (y luego, tarea harto más difícil, a nosotros mismos).

Schützenberger recupera a lo largo de su libro diversos casos en donde individuos angustiados se atienden profesionalmente con la autora para tratar de sobrellevar traumáticas situaciones, como el descubrimiento de un tumor maligno, el suicidio de un ser querido o su deceso causado por un accidente fatal. ¿Qué pasa cuando, al armar el árbol genealógico de esos pacientes (genosociograma, en los términos específicos del texto), se descubre que, por ejemplo, en el mismo lugar en donde un tumor aparece, un ancestro del paciente sufrió un golpe mortal? Charles, de 39 años, enfermo de cáncer de testículos, descubre (recuerda, en ese siniestro juego organizado por el consciente) que su abuelo, a la misma edad, murió de una patada que un camello le asestó en la misma zona. Situaciones así le sirven a la autora para hablar de la “lealtad familiar”, de cómo los vínculos transgeneracionales repiten en silencio –de padres a hijos, de abuelos a nietos– secretos familiares que afectan la existencia individual de estos doloridos sujetos.

Y si de familias se trata, el método de Schützenberger carga con una pesada herencia teórica que trata de relevar en los primeros capítulos del libro: Freud y sus estudios psicoanalíticos junto a Jung y su inconsciente colectivo se convierten en los patriarcas de una serie de psicólogos y sociólogos que han aportado ideas sobre las cuales la autora de ¡Ay, mis ancestros! sentará las bases de su trabajo clínico. Margaret Mead, Carl Rogers, Gregory Bateson, J. L. Moreno: todos nombres relacionados con estudios contextuales o interaccionales, ya sea en psicología, antropología o sociología –o en una mezcla de todas estas disciplinas– rescatando ese promiscuo gusto por la mixtura que las ciencias tienen y ocultan, muchas veces, con inusitada vergüenza.

La autora, doctora en Derecho y en Psicología (dos saberes absolutamente ligados a lo familiar y a sus entuertos), ha conseguido renombre mundial por el éxito de sus publicaciones: este libro cuenta con catorce ediciones en Francia y se suma a otra obra publicada también por Taurus en este año, Salir del duelo (obra escrita junto a su discípula argentina, Evelyne Bissone Jeufroy). Acreedora del Prix de l’Aide Alié à la Résistanse por su ayuda a la Resistencia durante los años de la ocupación nazi, Schützenberger logra en su método psicogenealógico ubicarse entre el psicoanálisis más clásico y las teorías alternativas más novedosas, como las de Alejandro Jodorowsky (casi un primo maldito mencionado en una nota al pie), quien –con el exacto mismo nombre– propone solucionar los problemas de sus pacientes no a partir de la aplicación de esquemas generacionales o de dinámicas de grupo, sino mediante el uso de las prácticas chamánicas, el tarot y la metáfora artística.

Con cierto afán cientificista, la autora convence al lector por la apabullante serie de casos que despliega en la segunda mitad del libro antes que por las arduas justificaciones teóricas: desde pacientes tipo que trae a colación ocultando su identidad hasta casos canónicos como los de Rimbaud, Flaubert, Sartre, Simone de Beauvoir y el mismísimo Hergé (sí: el creador de Tintin); los pacientes y sus ascendencias constituyen el verdadero atractivo del texto, dejándole al lector esa satisfacción de confirmar que cosas como éstas pasan hasta en las mejores familias.

INDICE
Presentación
El pasado viviente. El loro del abuelo
I- Del inconsciente al genosociograma
Ya Freud
Jung, Moreno, Rogers, Dolto y algunos otros
Mi filiación profesional
Moreno, ese desconocido
Genograma y genosociograma
Freud y “Lo inquietante”
II- Terapia familiar y genograma/genesociograma
El grupo llamado “de Palo Alto”
Terapia sistémica estratégica
Terapia sistémica estructural
Terapia familiar psicoanalítica
III- Lealtades invisibles
Los conceptos de Ivan Bozsormenyi-Nagy
La parentización
El mito familiar o la saga de la familia
Un ejemplo personal
La “contabilidad” familiar. La seguridad básica. La injusticia
La injusticia
El resentimiento
La injusticia de la suerte
El escalofrío transgeneracional. Traumatismo del “viento aterrador de la bala de cañón”
“No es justo…” La injusticia sufrida, la “verdadera justicia” (Real justice)
La agresividad pasiva
IV- Psico-somático/Somato-psíquico
El “body-mind connection”
Lazos transgeneracionales y contabilidad de las deudas y méritos. La injusticia vivida
Los “regalos con dientes”
El “gran libro” de San Nicolás
Todos nacimos de “parejas mixtas”
El individuo y la familia
El mapa sincrónico de los acontecimientos familiares
Un enfoque contextual e integrador
Reglas de familia
Ser miembro leal de un grupo
Contexto y neurosis de clase. El fracaso escolar
V- La cripta y el fantasma
El secreto inconfesable, indecible
El cazador de mariposas
VI- El origen y la muerte
Hergé y Tintín
Repeticiones familiares inconscientes en una fecha aniversario: el accidente del viudo
La enfermedad del hijo adoptivo
Secreto acerca de la muerte de los padres y acerca de su origen: los hijos de deportados
El ejemplo de Robert – rupturas y secretos
El genocidio y la injusticia sufrida; esclavitud, deportación, éxodo
VII- Mis investigaciones sabre el genosociograma y el síndrome de aniversario
Descubrimiento del síndrome de aniversario
Intercambios e interacciones
Mi manera personal de trabajar
Detalles materiales de la construcción del genosociograma
El síndrome de aniversario
“Lealtades invisibles” y “fractales”
VIII- ¿Cómo establecer un genosociograma?
Convenciones gráficas
Reconstitución biográfica. Puntos sobresalientes, claves, hitos de la memoria y límites del método
Los fundamentos de la identidad: el apellido y el nombre. El nombre de familia o el patronímico: ¿Cómo te llamas?
Importancia del nombre. El hilo de Ariadna
Importancia del contexto (histórico, económico, cultural)
Contexto de vida (estudios, viajes, estadías lejanas)
Nombre codificado, apellido disfrazado, nombre criptograma
¿Somos todos mestizos? Todos somos herederos de dos culturas
Los hijos bastardos, los hijos naturales. Ejemplos de “vergüenzas” sociales familiares
Los objetivos del genosociograma
IX- Mi práctica clínica de la terapia transgeneracional
Un grupo, Marie y los otros
Volver a encontrar la identidad. La transmisión
La resiliencia
La seguridad básica. El impulso vital
Transgeneracional e intergeneracional. La memoria revisitada: memoria viva o agujeros de memoria incrustados
X- Ejemplos clínicos con genosociogramas simplificados
Charles: síndrome de aniversario y lealtad familiar invisible
Marc: repetición familiar de accidentes
El ejemplo de Jacqueline: el genocidio armenio
Valérie y Roger: ¿se puede “heredar” un accidente automovilístico?
Configuración familiar y síndrome de doble aniversario
Período aniversario de fragilización, “estrés de aniversario”
Los dos hermanos: el que ha muerto y el sobreviviente
Lucien y la señora André: el incesto genealógico
Las dos “jóvenes señoras Ravanel”: el incesto genealógico no esclarecido
Reencadenamiento de alianzas
Legado transmitido y estructura de la familia
Los Mortelac: muertes de niños a lo largo de varias generaciones
Predicciones y maldiciones en la historia
Efectos de una “palabra fuerte”. La maldición de Catón: “Delenda Carthage est”
El cura: el efecto de una “palabra fuerte”. Una palabra fuerte mal comprendida
Van Gogh, Dalí y Freud: el hijo de reemplazo y el hijo reparador
Cendrine y algunos otros: el aniversario señalador-señalado
Otros cuatro ejemplos. Los musulmanes: Jacques/Jacqueline; un lunes de pascua de 1965, después de Sebastopol; Isabelle
Noëlle: conflictos de habitus e identidad alimentaria
XI- Conclusiones. El entretejido humano
ANEXOS
Definición de la cripta y el fantasma según Nicolas Abraham y Maria Török
Investigaciones estadísticas sobre el síndrome de aniversario según Josephine Hilgard (trabajos realizados entre 1952 y 1989). A propósito del alma de la mujer
Ejemplo de incesto de sustitución, extraído de la vida literaria
“Yo me acuerdo”. Estigmas de la memoria familiar de duelos no realizados
Traumatismo del “viento aterrador de la bala de cañón”
Incesto e incesto de segundo tipo
Dos casos clínicos de “síndrome de aniversario”
Myriam, o el relato de la materialización de un inconsciente familiar
Freud, o “Eso habla acerca de otra escena”
Síndrome de aniversario, “zoom del tiempo” y traumatismos transgeneracionales nacionales en historia. Kosovo, 28 de junio de 1389 — 28 de junio de 1989
Co-inconsciente familiar y grupal (J. L. Moreno). Inconsciente social e interpersonal (Erich Fromm, Kareen Horney, S. H. Foulkes) Arbol genealógico (cuadro para hacerlo)
Algunas fechas históricas