Anatole Saderman: retratos fotográficos de artistas plásticos junto a sus autorretratos

Precio y stock a confirmar
Ed. Foco, año 1977. Tamaño 29 x 20 cm. Tapa dura encuadernado en cuerina, en papel ilustración con reproducciones en blanco y negro. Prólogo de Salvador Mario Marino. Estado: Usado excelente (sin uso, guardado en depósito). Cantidad de págs.: 128.

“Un 4 de mayo de 1904 nacía, en Moscú, Anatole Saderman. Veintidós años después, en su viaje hacia América del Sur en el barco “Capolonio”, toma contacto por primera vez con la fotografía y se produce en él un renacimiento: se alumbra la aparición de un gran artista fotógrafo que, a partir de 1928, desarrolla todas sus posibilidades de expresión en la Argentina. Su campo más propicio ha sido el retrato, y su relación con el ambiente plástico lo ha llevado a concretar una labor de excepción sin parangón en el mundo entero.

Todo empezó como un simple intercambio entre un pintor y un fotógrafo. Aquél le entregaba una obra suya y éste le hacía un retrato. Un día Saderman tuvo la feliz idea de pedirle a uno de ellos un autorretrato y ese fue el envión inicial de esta colección que hoy editamos con tanto orgullo. Porque el autorretrato exigía del plástico una entrega mayor, un volcarse en su interior para plasmar todo aquello que, a sus ojos y sentimientos, era su persona.

La mayoría de los plásticos argentinos, a través de tantos años, fueron pintándose a sí mismos para que Saderman fuera el depositario de una obra extraordinaria, de gran valor para la cultura nacional y con grandes proyecciones más allá de nuestra frontera.

Pero todo no quedó allí. Saderman adjuntó a cada autorretrato su particular visión fotográfica del autor. Con su cámara desmenuzó hasta lo más profundo la personalidad de cada uno de los plásticos que aquí se ponen en evidencia. Se dio entero en cada retrato, tanto como lo hicieron cada uno de los pintores, con quienes logró una comunión, una especie de simbiosis difícil de reiterar.

Esta colección única no sólo exhibe la calidad artística, el trazo personal de cada autor, no sólo nos entrega la profunda humanidad de los retratos de Saderman, sino que es una muestra real del desenvolvimiento de todas las corrientes del arte en la Argentina a lo largo del tiempo. Todo ello fruto de la obstinada, constante, tarea de un creador que llegó desde muy lejos hasta nuestra tierra para darnos toda la riqueza de su ser y dejarnos una obra monumental.

Una faena inigualable tanto en lo que se refiere a su labor de fotógrafo como por haber sido el impulsor de esta colección de autorretratos tan valiosa hoy, cuanto más en el futuro. Saderman no nos lega, únicamente, esta magnífica realización, sino que ha dado origen a una familia preocupada por el arte en todas sus manifestaciones y que encuentra en él su único medio de expresión.

Por esa razón nos complace incluir también todos los vértices que la componen —desde los más pequeños en edad—, como índice de una evolución que cubre el camino plástico desde sus comienzos. Presentar a Saderman y a su obra es una tarea muy placentera. Realmente, sería innecesario hacerlo, pues una labor creadora como ésta se presenta sola. Pero la tentación es muy fuerte y por ello estas líneas que, en el fondo, no son más que un agradecimiento. Una gratitud permanente para ese hombre que dijera que para fotografiar a alguien, para hacerle un retrato, hay que amarlo u odiarlo, pero nunca sentirse indiferente, pues esa indiferencia sólo permite fotografiar un objeto inanimado y sin valor.

Este libro nos permite encontrarnos y admirar todos los autorretratos inéditos de la mayoría de los plásticos de la Argentina, única forma de perpetuarlos al alcance de todos. Y también nos brinda la oportunidad de apreciar, en todas sus consecuencias, la personalidad del plástico captada por intermedio de los retratos de Saderman. Una colección excepcional fruto de la capacidad de muchos y la tenacidad y cariño de uno solo: Anatole Saderman”.

Salvador Mario Marino

Artistas retratados: Guadalupe Aparicio. Bastos Abreu. Artemio Alisio. Carlos Alonso. Raúl Alonso. Angu. José Arcidíaco. Pompeyo Audivert. Líbero Badii. Angel Baldovino. Orestes Balduzzi. Esther Barujel. Lía María Baumann. Juan Carlos Benítez. Santiago Benjuya. John Berguin. Myriam Borghini. Mele Bruniard. Bute. Horacio Butler. Oscar Capristo. Ricardo Carpani. Ludovico Casagrande. Jorge Casals. Juan Carlos Castagnino. Luis Centurión. Manuel Claro Bettinelli. Raúl Conti. Eugenio Daneri. Carlos de la Mota. Leonardo Delfino. Juan Del Prete. Jorge Demirjian. Roberto Duarte. Zdravko Ducmelic. Jorge Duhalde. Pablo Edelstein. Nicolás Espósito. Elba Fabregas. Luis Falcini. Antonio Fernández Muro. Vicente Forte. Pedro Gaeta. Enrique Gaimani. Lorenzo Caravaglia. Juan Bautista Gatti. Marta Gavensky. Pedro Giacaglia. Ana María Godel. Carlos Gorriarena. Mario Darío Grandi. Juan Grela. Amparo Guerrero. María Helguera. Horst. Naum Knop. Basia Kuperman. María Elina Kusrow. Mary Langsner. Jorge Larco. Laxeiro. Aarón Lipietz. César López Claro. Raúl Lozza. Jorge Ludueña. Rómulo Maccio. Marta MArchetti. Manuel Martínez. Martínez Ramseyer. Minerva. Bartolomé Mirabelli. Pedro Molina. Moraña. Rosario Moreno. Luis Felipe Noé. Manuel Oliveira. Norberto Onofrio. Eduardo Prihel. Eduardo Orioli. Juan Otero. Julio César Pagano. Homero Panagiotopulos. Dignora Pastorello. Pedrotti. Hugo Pereyra. Julia Peyrou. Orlando Pierre. Alfredo Plank. Leopoldo Presas. Antonio Pujía. Alix Quintana. Miguel Ragonesi. Abel Rodríguez. Nicolás Rubio. Raúl Russo. Alejandro Saderman. Irene Saderman. Ideal Sánchez. Carlos Sánchez Gramajo. Susana Saro. Antonio Scordia. Raúl Schurjin. Esteban Semino. Luis Seoane. Eduardo Serón. Raúl Soldi. Ricardo Supisiche. Carlos Torrallardona. Carlos Uriarte. Demetrio Urruchua. Jack Vañarsky. Cristina Martínez.