Tras los hechos. Dos países, cuatro décadas y un antropólogo, de Clifford Geertz

Precio y stock a confirmar
Ed. Paidós, año 1996. Tamaño 22 x 15,5 cm. Traducción de Miquel Aramburu. Estado: Usado excelente. Cantidad de páginas: 190

Un antropólogo decide en estas páginas contar lo que han supuesto cuarenta años de historia para dos poblaciones concretas, en este caso Pare, en Indonesia, y Sefrou, en Marruecos. Antes de la obra, el investigador se encuentra ante un amplísimo abanico de posibilidades narrativas y, además, debe plantearse cómo han cambiado, en esos cuarenta años, no sólo los objetos específicos de su estudio, sino también la relación del intelectual con el mundo, la antropología misma y también su propia labor de antropólogo.

Presentamos ahora la obra terminada, una memoria personal que es a la vez una reflexión retrospectiva sobre la evolución de las ciencias humanas a través de los cambios políticos, sociales y culturales de las últimas cuatro décadas.

El autor reconoce aquí que la singularidad de los procesos sociales entre países como Indonesia y Marruecos no puede reducirse a las categorías y criterios preconcebidos y exógenos elaborados desde fuera por la antropología. Argumenta que estos países experimentan de distinta manera la modernidad, una categoría construida desde el mundo europeo occidental, en virtud de condiciones históricas, políticas y sociales específicas que los caracterizan:

“Una antropología tan asustada de destruir la integridad y creatividad culturales, ya sean las nuestras o las de cualquier otro, por culpa de acercarnos a otra gente, embarcarnos con ellos e intentar captarles en su inmediatez y su diferencia, está condenada a perecer de una inanición tal, que ninguna manipulación de datos objetivos puede compensar. Cualquier filosofía moral tan temerosa de verse enredada tanto en un relativismo romo como en un dogmatismo trascendental que no pueda pensar en nada mejor que hacer con otros modos de lidiar con la vida más que hacerles parecer peores que el nuestro, está condenada simplemente a hacer del mundo un objeto de piadosa condescendencia”.

De una u otra manera, la intencionalidad de Geertz al proponer la idea de la comprensión entre las culturas, supone trascender el romanticismo que se preocupa por modelar lo utópico, esto es, un mundo donde se convive con la fascinación respetuosa por la alteridad, para aplicar a ámbitos no antropológicos el principio de tomarse en serio la alteridad. Así, el «ver competentemente»
proporciona la capacidad de juzgar también competentemente y llegar hasta allí es, en sí mismo, un logro complejo pero considerablemente útil, en tiempos en los cuales los dispositivos de discriminación y exclusión acuden a criterios no solo de raza o de origen nacional, sino también a la convicción religiosa o las tendencias sexuales, por mencionar algunos.

INDICE
1- Ciudades
2- Países
3- Culturas
4- Hegemonías
5- Disciplinas
6- Modernidades
Notas
Indice analítico