Silabario de la Decoración Americana, de Ricardo Rojas

Precio y stock a confirmar
Ed. Losada, año 1953. Tamaño 21 x 14,5 cm. Estado: Usado muy bueno. Cantidad de páginas: 314

Por Ricardo Rojas

El pensamiento generador de este libro aparece ya en mis primeras obras y se desenvuelve durante quince años hasta llegar a su forma actual. Con La Restauración Nacionalista en 1909, preconicé la necesidad de un arte propio y de una educación estética americana. Más tarde, en 1914, proyecté para la Universidad de Tucumán, la fundación de una Escuela de artes indígenas. Años después, con Eurindia, expuse la trascendencia del problema que ahora estudio en cuanto se refiere exclusivamente a las artes decorativas.

Como se ve, no me entro de rondón en tales cuestiones. A mi familiaridad con los temas del americanismo, en los que muchos artistas me reconocen el derecho de hablar, ha de agregarse que tampoco me son extraños los temas de la historia del arte, por haber tenido cátedra universitaria de ello en otro tiempo. Diré, además, que esta obra dista de ser una improvisación, pues he utilizado noticias y documentos recogidos en museos de Europa y de América, sin contar lecturas numerosas de que son testimonio las citas e ilustraciones de este volumen. Por otra parte, cualesquier lector advertirá el parentesco estrecho de este libro con otros míos anteriores, a pesar de apariencias tipográficas diversas.

Aquí analizo primero los signos separadamente, como unidades temáticas; luego, la técnica, en cuanto ésta influye materialmente sobre la forma de las imágenes; después la composición, que resulta de combinar los signos; inquiero, en seguida, el significado simbólico de dichas figuras; reduzco, más adelante, la cuestión a los caracteres visibles del estilo; posteriormente, contemplo la posibilidad de que las formas, emociones o ritmos del arte indígena puedan resucitar en el alma moderna; y, por fin, supongo realizado este ideal en los diversos ornamentos de la vida americana.

El nombre de Silabario lo he adoptado porque él define juntamente el método pedagógico de este libro y el humilde propósito del autor. No lo he escrito con pretensiones de arqueólogo, ni con ínfulas de sabio, ni con vanidad de artista. Mi obra es apenas una incitación para empezar a descifrar estéticamente los signos del arte americano. Yo estoy seguro de que esta semilla fructificará en el alma de los que me leyeren, y mi ambición quedará colmada con que alguien inspire su creación en estas lecciones y con que muchos sientan nacer una simpatía inteligente por ese arte.

El plan del libro está como geometrizado por una especie de ritmo septenario, cuya simetría se manifiesta en las siete partes del tema y en los siete capítulos de cada parte. Este número mágico, grato al Rey Sabio en su libro famoso, y consagrado por milenarias tradiciones místicas, se forma por la suma del cuatro, símbolo de la materia visible, y del tres, símbolo del espíritu invisible, como en ciencia oculta lo es también el triángulo, forma estilizada de la llama, flecha de luz que sube al cielo. Declaro, sin embargo, que no he rebuscado la estilización geométrica, pero que me es grata, porque ella caracteriza, aclara y simplifica, como lo hacen en su arte los indios.

El objeto principal de este libro es mostrar el contenido del arte indígena y lo que de él puede ser aprovechado por las modernas artes industriales. Tiendo a esclarecer aquí la parte de conciencia técnica que debe haber en toda creación de tal índole, dejando a la inspiración de los artistas lo que puede haber de espontáneo en sus creaciones personales. Diversas empresas pedagógicas, artísticas y económicas están mostrando por doquier esta inquietud que ya se extiende a todo el Continente, y creo realizar un acto útil al ofrecer en esta obra el resultado de muchos años de estudio y de contemplaciones dirigidos en aquel mismo sentido.

Como fuentes de información he utilizado mi propìa experiencia en museos públicos y privados, así como la valiosa iconografía de obras fundamentales sobre arqueología americana. De estas fuentes he tomado las figuras que ilustran mi libro, transcriptas, bajo mi dirección, por Fausto D’Alessio, joven dibujante argentino. La novedad de la obra consiste en que he iluminado las cuestiones con el criterio de Eurindia, o sea, he aplicado al material indígena métodos europeos de clasificación y valoración.

INDICE
Noticia obre esta edición
Dedicatoria
Prólogo
PRIMERA PARTE, LOS SIGNOS
1- Unidades morfológicas
2- Temas geomorfos
3- Temas fitomorfos
4- Temas zoomorfos
5- Temas antropomorfos
6- Temas mitomorfos
7- Estilización simple y estilización geometrizada
SEGUNDA PARTE, LA TECNICA
1- Variedades iconográficas
2- Imágenes en arcilla
3- Imágenes en textiles
4- Imágenes en piedra
5- Imágenes en metales
6- Imágenes en otras materias
7- Restos arqueológicos y artes industriales
TERCERA PARTE, LA COMPOSICION
1- Combinaciones expresivas
2- Normas de repetición
3- Normas de dirección
4- Normas de adecuación
5- Normas de proporción
6- Normas de coordinación
7- Ritmos simétricos y ritmos libres
CUARTA PARTE, LOS SIMBOLOS
1- Ideografías precolombinas
2- Símbolos del mundo
3- Símbolos de la divinidad
4- Símbolos del hombre
5- Símbolos de la raza
6- Símbolos de la belleza
7- El enigma indiano y el enigma humano
QUINTA PARTE, LOS ESTILOS
1- Las artes arqueológicas
2- Estilos de Tawantinsuyo
3- Estilo de Tiahuanaco
4- Estilos de la costa peruana
5- Estilo de Calchaquí
6- Estilos de México y regiones vecinas
7- Signos regionales y signos continentales
SEXTA PARTE, LA VIOA
1- Palingenesia indígena
2- Condiciones sociales
3- Condiciones didácticas
4- Condiciones técnicas
5- Condicione económicas
6- Condiciones políticas
7- Tradición artística y renacimiento espiritual
SEPTIMA PARTE, EL IDEAL
1- Integración de los símbolos
2- Ornamentos de la ciudad
3- ornamentos de la persona
4- Ornamentos de la casa
5- Ornamentos del teatro
6- Ornamentos del libro
7- Las escrituras primitivas y los ornamentos de América
EPILOGO
De Atlántida a Eurindia
Nota acerca de las ilustraciones