Realidad daimónica, de Patrick Harpur

Precio y stock a confirmar
Ed. Atalanta, año 2007. Tamaño 22,5 x 14,5 cm. Traducción de Isabel Mergelí. Estado: Usado excelente. Cantidad de páginas: 476

Realidad daimónicaPor Patrick Harpur

Un libro sobre apariciones y visiones siempre está rodeado por cierto clima de incomodidad. No son temas respetables. Apenas son mencionados por lo que podríamos llamar “representantes oficiales de nuestra cultura”, como los académicos, las iglesias o la prensa de prestigio. Y si los científicos llegan a mencionarlos, suele ser para denunciarlos. Se considera que las apariciones y similares son imposibles, y si hay personas que aseguran haber visto cosas raras, se las toma por ilusas. El problema está en que, si es una ilusión, ha persistido a través de toda la historia y parece ester tan extendida ahora como lo ha estado siempre, a juzgar por el número de avistamientos registrados de toda clase de entidades anómalas, desde fantasmas hasta “platillos volantes” y misteriosos gatos grandes y negros, desde monstruos de lagos a Virgenes y extraños “extraterrestres”. Tal vez no haya nada especialmente importante en tales avistamientos, salvo por las preguntas que suscitan sobre la naturaleza de la realidad, de la mente o de ambas. Puede ser, para citar a C. S. Lewis, que “su propia falta de importancia sea su importancia”.

Por coda persona que está segura de haber visto algo que no pertenece a este mundo, hay muchas otras que creen que es posible ver tales cosas y conocen a alguien que lo ha hecho. No existen estadísticas inequívocas para esta afirmación, tan solo me baso en conversaciones que he mantenido a lo largo de los años con todo tipo de personas. Pero mi suposición de que hay al menos tantos
“creyentes” como personas que no creen en la realidad de ningún tipo de aparición se ve parcialmente confirmada por la enorme cantidad de libros y pequeñas publicaciones consagrados a este tema. Estas reciben poca o ninguna atención por parte de los representantes de la cultura oficial; leyendo las reseñas de libros, por ejemplo, ni nos enteraríamos de que existen. Y así parece que no solo haya un abismo profundo entre creyentes y no creyentes, sino también entre la cultura oficial y respetable y una buena parte de la cultura popular.

Tales abismos siempre me han inquietado; de hecho, me empujaron a buscar algún libro que pudiera salvarlos. Se trataría de la clase de libro que, en lugar de denunciar experiencias visionarias con un estilo prepotente, se las tomaría en serio. Tendería a creer que, en general, la gente sabe lo que está viendo. Al mismo tiempo, no buscaría una aclaración de las cosas que ven, ni explicarlas
con teorías extravagantes y sensacionalistas. Sin embargo, no temería ofender al sentido común si hacerlo fuera inevitable. Y, desde luego, no emplearía una densa jerga pseudocientífica para dar cierto aire de respetabilidad a la empresa. Después de fracasar en la búsqueda de un libro que cumpliera estos requisitos, decidí escribirlo yo mismo. Llegué a la conclusión de que era necesario algún marco en el que fuera posible contemplar lo imposible y pensar lo impensable.

Afortunadamente, no tuve que inventarme dicho marco, pues ya existía uno en forma de una tradición intelectual sobre la que este libro espera llamar la atención. No se trata de un sistema de pensamiento, ni tampoco es una disciplina, ni una filosofía, religión, psicología, ciencia, etc., aunque toca todo eso. Es más como una manera de ver, una perspectiva del mundo. (No es necesario conocer el cuerpo de esa tradición para entender este libro -además, se irá esclareciendo a medida que avancemos-, pero he trazado sus líneas generales en el epílogo). En nuestra cultura -me refiero a la cultura occidental moderna- esta perspectiva se ha visto asediada, aunque se ha ido reafirmando de vez en cuando. Un ejemplo es la idea de Imaginación que, expresada en la obra de poetas románticos coma Coleridge, Keats, Shelley y Blake, revoca nuestra noción común de lo imaginativo como algo irreal, algo imaginario, concediéndole una vida autónoma que incluye apariciones espontáneas.

Es mediante ideas como ésta que empezaremos a entender la clase de experiencia que sorprendió al agente de policía Alan Godfrey la noche del 28 de noviembre de 1980, mientras estaba conduciendo por Todmorden, en West Yorkshire. Una luz que brillaba delante de él en la carretera llamó su atención. Al principio pensó que se trataba de un autobús, pero, cuando se acercó a treinta metros de distancia, vio que era un objeto abovedado, como la peonza de un niño, de unos cuatro metros de altura y unos seis de ancho. Estaba levitando a un metro y medio del suelo. Había una hilera de cinco ventanas a unos dos tercios desde abajo, huecos oscuros en el cuerpo de aquel objeto luminoso que, por la madera en que reflejaba los faros del coche, parecía metálico. El agente Godfrey trató de llamar a su base por radio, pero ésta no funcionaba. Aunque estaba muy asustado, tuvo la presencia de ánimo suficiente para hacer un dibujo rápido del objeto. Aun estaba calculando el tamaño de las ventanas (cerca de un metro por medio metro) cuando hubo
un desajuste en la continuidad de su percepción y se encontró, todavía en su coche, cien metros más abajo en la misma carretera. El objeto había desaparecido.

Sería muy cómodo creer que el agente Godfrey era propenso a los delirios o a las alucinaciones. Pero rigurosos test psicológicos, y más de un psiquiatra, concluyeron posteriormente que no era así. Además, lo que vio no era nada destacable en comparación con los miles de objetos similares de los que se da parte en todo el mundo. Por lo visto, las personas ven cosas bastante raras; cosas
que las dejan profundamente afectadas, atónitas, atemorizadas, desconcertadas o extáticas, pero, por encima de todo, convencidas de la realidad de una visión que queda fuera de todo aquello con que se han topado anteriormente. Muchas de ellas ansían conocer el origen y el propósito de tales objetos, comprender la naturaleza de algo que puede cambiar sus vidas en un instante. Pero, ¿a quién
pueden recurrir?

Cabría pensar que los científicos sienten curiosidad por estos informes de fenómenos tan anómalos. Se dan pocos casos. Más bien tienden a ignorar o a ridiculizar experiencias como la del agente Godfrey; en el mejor de los casos afirmarían insensiblemente que éste ha identificado mal un planeta, un avión, un globo sonda o algo así. Cabria pensar que interesa a los psicó1ogos, pero, curiosamente, interesa a muy pocos. Tal vez admitan que personas corrientes y sanas ven cosas raras, como le pasó al agente Godfrey; pero se encuentran perdidos a la hora de dar una explicación. No le sirven de nada al agente Godfrey, que quiere saber qué demonios ocurrió. Cabría pensar que quizá la lglesia, cuyas doctrinas centrales se fundamentan en hechos sobrenaturales, muestra un cierto interés por un encuentro que guarda un parecido más que razonable con lo sobrenatural y que, además, a menudo infunde un sobrecogimiento religioso. Para nada. La lglesia (casi cualquier iglesia) suele mostrar más prisa que nadie por desvincularse de visiones de cualquier tipo. Incluso las presuntas visiones de la Santa Virgen María se reciben con hostilidad en el seno del catolicismo.

Al final, el agente Godfrey acabó con un grupo de personas que las distintas ortodoxias menosprecian tanto como su avistamiento: los ufólogos. Estos se interesaron por él. Y, mejor aun, se lo tomaron en serio. Pero, en cierto sentido, las cosas se pusieron peor: accedió a someterse a hipnosis y a una regresión al incidente para descubrir lo que había pasado entre el momento de acabar su boceto y el momento en que se encontró aparcado en otro punto de la carretera. Se reveló que había visto lo que los ufólogos llaman “entidades alienígenas”.

Los avistamientos de tales entidades son razonablemente comunes. A menudo entran en una de dos categorías: benévolos o malévolos, supra o infrahumanos, hermosos o feos. Por ejemplo:

“Desperté y vi a las personas más encantadoras que haya visto nunca. Un chico y una chica vestidos con prendas verde oliva estaban de pie junto a mi cama. La miré a ella y me di cuenta de que llevaba el vestido fruncido alrededor del cuello en una especie de cadena, o tal vez un bordado rígido(…). Pero lo que me maravilló fue la milagrosa bondad de su rostro. No se ven rostros así (…). Era sereno como los rostros de los animales, o como los lagos de montaña al atardecer; tan serena que era un poco triste”.

O bien:

“Miró con seriedad un rincón de la habitación y dijo: “¡Ahí está! Alcánzame mis cosas…Tendré que vigilarle. ¡Ahí viene! Agitando su lengua impaciente fuera de la boca, con una copa en la mano para llevar la sangre y cubierto por una piel escamosa de color verde y dorado”; y tal como lo describía lo dibujó (…): una figura desnuda de cuerpo robusto y cuello corto(…) con ojos ardientes (…) y un rostro digno de un asesino…”.

La pareja joven se le apareció al poeta W. B. Yeats; la criatura escamosa, al poeta y artista romántico William Blake, que la llama el «fantasma de una pulga«. Las entidades del agente Godfrey mezclaban lo agradable y lo desagradable. Bajo hipnosis revivió el encuentro con una luz brillante, seguida de oscuridad y la sensación de flotar. Se veía a sí mismo en una habitación en presencia de alguien que era “como un hombre”, de un metro ochenta de estatura, vestido con una sábana blanca y con un casquete en la cabeza, con barba y una nariz larga y delgado. El “hombre” le sonreía y Alan Godfrey se tranquilizaba. Pero el hombre no estaba solo. Había unas ocho entidades “horribles”, bajitas como niños de cinco años, a las que el agente Godfrey tomaba por “robots”, puesto que no llevaban ninguna ropa distintiva, parecían ser metálicas y sus cabezas eran “como lámparas”, con unos ojos coma líneas verticales. Parecían enchufarse a un brazalete que el hombre alto había colocado en la muñeca del agente Godfrey, causándole una profunda angustia.

Es evidente que las visiones no son una prerrogativa de los poetas, igual que las experiencias místicas no se limitan a los santos. Ni las apariciones están reservadas a los lunáticos. Si el agente Godfrey hubiera sido un Yeats o un Blake tal vez habría usado su experiencia para crear poesía o arte; pero, como la mayoría de nosotros, no lo era. Era un agente de policía y quería investigar el asunto. Pero la ayuda que proporcionan los ufólogos tiene sus pros y sus contras.

En términos generales, se dividen en dos bandos. El primero sostiene que Alan Godfrey vio una nave espacial extraterrestre habitada por alienígenas de otro planeta. Es ésta una hipótesis tan popular, sobre todo en los Estados Unidos, que el acrónimo ovni (objeto volador no identificado) ha venido a significar, bastante erróneamente, “un platillo volante del espacio exterior”. Los defensores más extremistas de esta hipótesis crean una cierta incomodidad. Atribuirfan sin dudarlo el poema místico de Henry Vaughan -“Vi la eternidad la otra noche / como un gran Anillo de luz pura e infinita”- a un encuentro con ovnis. No obstante, en varios sentidos su teoría hace más justicia que muchas otras a lo que audazmente llamaré “los hechos”. Este bando es análogo, muy curiosamente, a los creyentes de la lglesia Católica que aseguran que las visiones de una dama grácil y sobrenatural pueden identificarse con la Virgen María…a pesar del hecho de que las damas en sí raramente son inequívocas.

El agente Godfrey tuvo (tal vez) la suerte de unirse al segundo bando de ufólogos, aquellos que contemplan una amplia variedad de teorías sabre la naturaleza de los ovnis. Se trata de un grupo de mente abierta y a menudo ingenioso que, al parecer, tiene como principal objetivo persuadir a los científicos para que los tomen en serio, a ellos y a su fema de estudio. En esto son como los investigadores físicos de hace más o menos un siglo, que pretendieron, sin conseguirlo, convencer a la ciencia de las verdades del espiritismo. Puede que uno o dos científicos -un Conan Doyle o un Oliver Lodge- se conviertan (también los ufólogos le echan la red a alguno para exponerlo como un trofeo), pero nunca se convencerán. Las razones de ello difieren según los cientificos a los que se dirijan. Éstos, como los ufólogos, se dividen a grandes rasgos en dos bandos.

El primero incluye a los devotos del cientificismo, que se aferran, como los viejos estalinistas, a un anticuado culto al aburrido materialismo mecánico. La teoría lleva mucho tiempo enquistada en forma de dogma, conservada con tanta rigidez como la de cualquier extraterrestrista convencido. (Hay una elocuente película sabre tipos así interviniendo en un culto rival: un puñado de niños
herejes de Medjugorje, antigua Yugoslavia, que afirman haber visto a la Virgen María. Al primer signo de éxtasis, los conectan a unas máquinas inquisitoriales, los hostigan con instrumentos cortantes y los agreden con ruidos fuertes en los oídos y fogonazos de bombillas en la cara). Por qué alguien en nuestro tiempo sigue deseando ganarse a este tipo de “científicos”, es todo un enigma.

El motivo por el que el segundo grupo de científicos -honestos, abiertos y razonables= desestiman las pruebas que apoyan lo paranormal es otro misterio. Los ufólogos tienden a ver su silencio como una conspiración o como miedo a lo desconocido. Pero yo pienso que la respuesta es más sencilla. Seguramente, nadie que se pase una hora revisando pruebas de ovnis, por ejemplo, negará que está viendo algo extraño. El problema es que pocas personas que se hayan educado según principios racionales estrictos pueden concentrarse en fenómenos anormales durante una hora. Son como místicos de formación clásica, que no pueden escuchar canciones pop. Un terrible hastío se instala en ellos de inmediato. Los mensajes del Otro Mundo, ya los envíen los espíritus, los ovnis o la Virgen María, les suelen resultar triviales o banales. Además, a cualquier científico respetable le repugnará el extremo disparate de muchas visiones. Puede que se alegre de conceder que la unión mística de un santo con el Altísimo es algo serio e importante (aunque quede fuera de sus referencias); pero ¿qué hará ante el testimonio de las adolescentes que vieron una criatura gigante y con plumas en Mawnan, Cornwall, en julio de 1976?

“Era como un gran búho de orejas puntiagudas, grande como un hombre. Tenía los ojos rojos y brillantes. Al principio pensé que era alguien disfrazado que intentaba asustarnos. Me reí de él, las dos nos reímos, y entonces se elevó por el aire y nos pusimos a gritar. Cuando se elevó, podías verle los pies coma tenazas”.

Voy a exponer que la propia trivialidad y el disparate de muchas visiones y apariciones forman parte esencial de ellas, apuntando hacia una reestructuración radical de lo que comúnmente contemplamos como realidad. Y al hacerlo quiero sugerir que lo irracional no es necesariamente insensato, ni lo inconmensurable incomprensible. No quiero convencer ni convertir, sino tan solo persuadir a la gente para que recuerde sus propias experiencias extrañas que, faltas de autorización oficial, han sido olvidadas, como lo son los sueños. Me gustaría defender a las personas que, tras ver cosas raras, las han desterrado de sus vidas, por lo demás ordinarias, porque tales cosas han sido proscritas por el ortodoxo y respetable mundo de la ciencia o la literatura, de las iglesias o incluso de sus propìas familias. Consciente del desconcierto del agente Godfrey -“nadie me convencerá de que no vi lo que vi”-, me gustaría recordarle a la gente que en el pasado hubo caminos para dar sentido a extrañas apariciones y visiones insólitas e inesperadas…; caminos que nuestra época ya no comprende. De hecho, propondré que, si estas extrañas visitas tienen algún propósito, es el de subvertir la misma cosmovisión moderna que las desacredita.

Ahora, con el fin de establecer un criterio aproximado para los tipos de avistamientos anormales que abordaré, les pediré que consideren las tres historias siguientes, a cual más representativa de su género.

Una mujer de veinticinco años que acababa de romper su compromiso estaba caminando con su madre sobre un puente que atraviesa el Rin en Basilea. “De repente vi un grueso rayo de luz que caía del cielo, encima del Rin; mi prometido venía hacia mí en él, mirándome fijamente. Yo lo observé maravillada, y oí las palabras: “Este es tu camino”. La visión se desvaneció y oí decir a mi madre: “¿Qué te ocurre?”. Dos años más tarde se casó con su novio y nunca se arrepintió.

El 1 de julio de 1965, Maurice Masse, de cuarenta y un años de edad, estaba a punto de ponerse a trabajar en sus campos de lavanda cerca de Vallensole, en el sur de Francia, cuando oyó un extraño silbido. Investigó y encontró una “máquina” en forma de balón de rugby con una cúpula encima y del tamaño aproximado de un coche pequeño. Se sostenía sobre seis “patas” delgadas. Junto al objeto había dos figuras pequeñas vestidas con trajes de una pieza de color gris verdoso. Sus cabezas calvas y desnudas tenían forma de calabaza y triplicaban el tamaño normal de la de un humano, con las mejillas altas y carnosas, grandes ojos oblicuos, la boca sin labios y la barbilla pronunciada. Parecían estar examinando las plantas de lavanda del señor Masse, pero, alertadas por su presencia, una de ellas sacó un cilindro de su cinturón y le disparó un rayo. El señor Masse quedó petrificado al instante, incapaz de moverse, cosa que no le asustó especialmente. Observó lo que parecía ser una conversación con sonidos guturales antes de que volvieran a su “nave”, que despegó, levitó mientras las seis patas empezaban a rotar y salió disparada a una velocidad increíble. Tras un breve vuelo desapareció en el azul del cielo. “Lo estaba viendo con toda claridad«, dijo el señor Masse, “y al cabo de un
momento ya no estaba”.

“Vi cinco rayos de color rojo sangre cayendo sobre mí, dirigidos hacia mis manos, mis pies y mi corazón. Por lo que, al darme cuenta del milagro, enseguida exclamé: “¡Oh! Señor, Dios mío, te suplico que no dejes marcas externas en mi cuerpo”. Entonces, mientras estaba hablando, antes de que los rayos me alcanzaran, su color rojo sangre se transformó en esplendor, y con apariencia
de pura luz, llegaron a los cinco puntos de mi cuerpo…”

Aunque hay algunas similitudes entre estos tres encuentros sobrenaturales, el primero es manifiestamente personal y el último, si bien es la descripción de santa Catalina de Siena de cómo recibió 1os estigmas de un Cristo personal, es también impersonal en su adecuación al arquetipo cristiano de la experiencia mística del Cristo universal. La primera es una auténtica historia de fantasmas (aunque éste todavía esté vivo), pero no incluiré tales historias porque implican encuentros privados e individuales en que el observador conoce a la aparición. Sin embargo, existen fantasmas desconocidos que, coma si
fueran públicos, parecen sujetos a lugares más que a personas (las «damas blancas« son un ejemplo típico) y puede que mencione estas formas de vez en cuando.

Tampoco me concierne la experiencia mística de santa Catalina, que es, por así decirlo, el equivalente religioso del high art. Esto no quiere decir, como veremos, que el tipo de visiones que he seleccionado no tenga implicaciodes religiosas. Pero, a pesar del hecho -o debido a él- de que es absurdo y casi cómico, me centraré en encuentros como el del segundo ejemplo: visitaciones que, como la del señor Masse, son una curiosa mezcla de lo personal y lo impersonal; que se hallan entre la aparición privada y la visión espiritual trascendente. También me centraré, por cierto, en visitas modernas, ocurridas más o menos
en el último siglo, refiriéndome al pasado solo cuando la comparación parezca esclarecedora. Las próximas tres historias son ejemplos de las que voy a manejar. Mientras que las tres anteriores eran similares en el tipo pero diferentes en el grado, creo que las siguientes son del mismo grado y aparentemente del mismo tipo.

“Dentro del campo, a solo treinta metros de distancia, había (…) un enorme cigarro aris. De detrás del cigarro salió caminando la figura de un hombre (…). [Su] altura era solo de un metro setenta como mucho. Pero era tan delgado y anguloso que parecía más alto. Tenía unas articulaciones peculiares, con los codos puntiagudos y una rodilla a tres cuartos de la pierna (…). Iba vestido con un traje delgado de plata que se le ajustaba casi como la piel (…). Llevaba la cabeza cubierta por una especie de pasamontañas que le ocultaba las orejas y todo el pelo, excepto unos cuantos mechones rubios. [Su] rostro era largo y delgado, de barbilla chata y extremadamente pálido (…), casi fantasmal. Los rasgos más destacados eran los ojos, redondos y grandes, con solo un puntito como pupila, rosa y no mayor que una cabeza de cerilla. Casi no tenía boca, solo una línea fina, y su nariz era ancha y chata”.

Al pasar por delante de la iglesia, vio varias figuras extrañas en el campo adyacente, junta con algo de forma parecida a un altar, con una luz blanca. Prosiguió su camino -llovía con fuerza-, pero regresó con la señora Margaret Beirne. Vieron a tres personas, vestidas de un blanco deslumbrante con adornos como de plata, de pie sobre la hierba del prado sin cortar. Estaban rodeadas por una luz extraordinariamente brillante, “una visión como no había visto jamás en la vida”. En cuestión de minutos se habían reunido dieciocho curiosos ante las apariciones.

“De repente lo vi de pie bajo las ramas encorvadas de un gran árbol. Se encontraba erguido. Su garrote estaba apuntalado en el suelo, a su lado, y su mano (…) en la empuñadura. Era alto y de piel clara, y el pelo casi le llegaba al suelo por la espalda. Llevaba todo el cuerpo pintado, y en la parte exterior de las piernas tenía franjas rojas y anchas. Sus ojos eran exactamente como dos estrellas (…); entonces me abandonó el valor. Se me puso el pelo de punta y (…) fui incapaz de emitir ni un sonido porque
él me estaba mirando de forma inalterable (…). Seguí largo rato ahí de pie después de que desapareciera”.

Estos tres encuentros con tipos similares de entidades alienígenas no son atípicos. De hecho, solo el primero de ellos fue atribuido a una actividad ovni; el hombre alienígena fue visto por Gaynor Sunderland, de nueve años, en el norte de Gales en julio de 1976. El segundo pasaje describe la experiencia de una tal Mary McLoughlin, quien, junto con otros, identificó la figura central como la Virgen María, de pie frente a un altar, con San José a su derecha y, posiblemente, San Juan Evangelista a su izquierda. La visión tuvo lugar en 1879 en Knock, en el condado de Mayo, Irlanda, que desde entonces es un lugar sagrado de peregrinaje. El tercer relato pertenece a un jefe de la tribu apinayé, del este de Brasil. Identificó su figura fabulosa como el dios sol o “padre de los hombres”.

Así, aunque las figures fabulosas se ajustan a expectativas culturales y, dentro de una misma cultura, ninguna de ellas es nunca idéntica a otra, existe un parecido familiar entre todas, coma sugieren estos tres ejemplos. Por lo general, me centraré en visiones y apariciones en nuestra cultura occidental porque es ahí donde menos se tienen en cuenta. Tendemos a ubicarlas en otros lugares, en nuestro propio pasado “no ilustrado” o entre pueblerinos crédulos o místicos orientales; aun tendemos a menospreciar como “primitivas” aquellas culturas en que lo fantástico se da por sentado.

Debería mencionar entre paréntesis que, hacia el final del libro, contemplaré un tipo de aparición que, a diferencia de las demás, no es en absoluto elusiva, salvo por lo que se refiere a su origen y significado: “Eran perfectos, como si los hubieran hecho de un tirón. Quiero decir que era imposible que un humano hiciera eso, era demasiado preciso geométricamente”.

Mary Killen, de Huish, Wiltshire, estaba describiendo una serie de seis círculos entrelazados, de 80 metros de longitud, que habían aparecido durante la noche en un campo de maíz, en junio de 1990. Mi análisis del misterioso fenómeno de los círculos de las cosechas brindará también la ocasión de examinar la fenomenología de las apariciones en general: los cuentos, historias, teorías e
hipótesis que rodean los avistamientos anómalos y sus interrelaciones estructurales.

Por último, debería mencionar algunos de los métodos que no emplearé para indagar en estas visiones y apariciones. En primer lugar, no voy a presentar un acopio de investigación original y material nuevo. Más bien utilizaré casos que se encuentran a mano, ya bien conocidos y adecuadamente investigados. En segundo lugar, no voy a emprender una clasificación elaborada del material, cosa que solo impondría delimitaciones que no existen estrictamente. Puede resultar conveniente distinguir una visión de una alucinación, por ejemplo, pero a mí me interesa más el terreno común subyacente bajo las dos. En tercer lugar, no voy a perseguir ninguna fantasía cientificista de claridad y racionalismo a toda costa, un método que no es posible en este campo, y yo diría que tampoco es deseable. En cualquier caso, al principio voy a complicar el problema para que luego quede más claro, en otro nivel. En cuarto lugar, no aspiraré a explicarlo todo porque, como señaló el gran filósofo de las anomalías, Charles Fort: “Nunca hubo una explicación que no tuviera que ser explicada a su vez”. La pasión por la explicación -el explicacionismo– es un disparate típicamente moderno. Hemos llegado a esperar explicaciones siempre que ocurre alga misterioso, y siempre hay un
“experto” dispuesto a ofrecerlas. Y no importa lo ridícula que sea la explicación del experto: normalmente nos quedamos satisfechos, porque preferimos asegurarnos de que el misterio está resuelto a pensar en ello ni un momento. (También yo creí una vez que los fuegos fatuos podían explicarse mediante “gas metano” de ignición espontanea).

En vez de eso voy a bosquejar una manera de percibir el mundo que, si bien no explica la aparición de imágenes extrañas, las hace inteligibles. Es un camino que requiere, antes que nada, no que creamos, sino que dejemos la incredulidad en suspenso, como si disfrutáramos de una representación teatral; un camino que pide que alimentemos lo que Keats llamaba la “capacidad negativa, cuando
uno es capaz de instalarse en la incertidumbre, el misterio y la duda, sin andar quisquillosamente tras el hecho y la razón”. En este marco mental, podemos afrontar las apariciones en su propio terreno, en su propio crepúsculo, en lugar de arrastrarlas a la engañosa luz del día. Podemos comprobar adónde conducen, siempre y cuando seamos tan elusivos y alusivos, tan taimados y tan contradictorios como ellas…y siempre que deseemos ser conducidos adonde no hacemos pie, donde, con suerte, no nos ahogaremos sino que nos dejaremos mecer.

Me temo que la verdad que hay tras las apariciones se asemeja menos a un problema que resolver que a una iniciación al misterio; menos a una investigación que a una búsqueda en la que no debemos despreciar los consejos de una vieja bruja, ni dejar de hablar con los animales, si lo que queremos es arrebatar de la cueva del dragón el tesoro que transforma el mundo. Puede que incluso
debamos abandonar por completo nuestra idea de la verdad para encontrarlo.

INDICE
Introducción
PRIMERA PARTE, APARICIONES
I- LUCES
Ovnis y luces feéricas
Brujas
Los antropólogos frente a los gusii
Espíritus ancestrales
El contexto cultural
II- OVNIS
Un mito moderno
El inconsciente colectivo
El alma
Sueños
III- ALIENIGENAS Y HADAS
Avistamientos preliminares
Clasificación alienígena
Clasificación feérica
La visión cristiano-científica
Realidad psíquica
Los dáimones de Platón
IV- DAIMONES
Angeles de la guarda
Dáimones personales
Espíritus que ayudan
Dos horrores
Complejos, arquetipos y mitos
El Alma del Mundo
Animismo
V- PEQUEÑA HISTORIA DE LOS DAIMONES
Demonios
Los longaevi
La razón y el declive de los dáimones
Espiritismo
VI- BESTIAS
Perros negros
Gatos misteriosos
Kaptars, Yowis, Yetis
Bigfoots y hadas
SEGUNDA PARTE, VISION
VII- VER COSAS
Error de identificación
Proyección
Paranoia
Delirio y revelación
VIII- DAMAS
Nuestras Señoras
El sol que gira
El principio femenino
Damas blancas
La banshee
Fantasmas de carretera
IX- IMAGINAR COSAS
Imaginación primaria y secundaria
Imaginación alquímica
Imaginación y alma
Mitos, relatos e hipótesis
Un apunte sobre monstruos de lagos
Glamour feérico y pishogue
X- INDICIOS DAIMONICOS
Un encuentro cercano
Un zapato de hada
Reliquias ovni
Tesoros
Un intercambio alienígena
Obsequios de la SVM
Fotografías
Marcas circulares
XI- CIRCULOS
Círculos de las cosechas
Causalidad y sincronicidad
Simpatía y analogía
XII- ESTRUCTURAS
La estructura de la Imaginación
Naturaleza versus cultura
Literalismo como idolatría
Falsificaciones
Dáimones y dioses
El dios Embaucador
XIII- EL OTRO MUNDO
Metáforas espaciales
El Otro Mundo como temporal
El Otro Mundo como lo Desconocido
TERCERA PARTE, VIAJES AL OTRO MUNDO
XIV- TIEMPO PERDIDO
Recordar y olvidar
La elasticidad del tiempo
Hipnosis
La abducción de los Avis
XV- EL SELLO DE LO SOBRENATURAL
Las operaciones de los grises
Virginia y el ciervo
Cicatrices
El golpe
Disparo de elfo
La experiencia de casi muerte del señor Cunningham
Herida y curación
Estigmas
XVI- NIÑOS INTERCAMBIADOS
Los enanos de Da Silva
El hechizo del cazador
Albert y el Bigfoot
Sexo alienígena
Bebés sabios
El viaje de la partera
Alimento sobrenatural
Reciprocidad
Bailar con los muertos
XVII- DEMONIOS HUMANOS
Rituales satánicos y abusos
La imagen de la bruja
Brujas, satanistas y trabajadores sociales
La maldición de los falsos trabajadores sociales
Hombres de negro
XVIII- HUMANOS DAIMONICOS
Ritos de paso
La tradición del chamán
Muerte y renacimiento
Orfeo
La iniciación del sueño
Lo psíquico y lo chamánico
La búsqueda de John Keel
El loco sabio
XIX- ALMA Y CUERPO
Almas
Cuerpos
Alma y espíritu
El ego hercúleo
Un comentario sobre la tecnología
La pérdida del alma de Sigfrido
XX- ACERCARSE AL OTRO MUNDO
El mito moderno de los alienígenas grises
“Ritos adecuados”
¿Por qué grises? ¿Por qué ahora?
El error del humanismo
Guía al otro Mundo
Perseo y la Gorgona
La muerte de Sigfrido: el viaje de un chamán moderno
EPILOGO: LA CADENA AUREA
Notas
Bibliografía selecta