Poder y desaparición. Los campos de concentración en Argentina, de Pilar Calveiro

Precio y stock a confirmar
Ed. Colihue, año 2004. Tamaño 18 x 11 cm. Estado: Usado muy bueno. Cantidad de páginas: 174

Por Juan Gelman

El 7 de mayo de 1977, un comando de Aeronáutica secuestró a Pilar Calveiro en plena calle y fue llevada a loo que se conoció como “La Mansión Seré””, un centro clandestino de detención de esa fuerza instalado a dos cuadras de la estación Ituzaingó. Esa noche Pilar soñó con su familia -esposo, hijas, padres- inmóvil en una foto fija y despidiéndola con un gesto de la mano. Ese día comenzó su recorrido de año y medio por un infierno que prosiguió en otros campos de concentración: la comisaria de Castelar, la ex casa de Massera en Panamericana y Thames convertida en centro de torturas del Servicio de Informaciones Navales, la ESMA, finalmente. Y
este, su libro, es un libro extraordinario.

Hay obras notables sobre La experiencia concentracionaria de sobrevivientes de campos nazis de concentraci6n o gulags
soviéticos -Primo Levi, Gustaw Herling-, escritas en primera persona, como exige el testimonio. Este libro es distinto: su autora
ha recurrido a la tercera persona, la persona otra, para hablar de lo vivido. Solo al pasar se nombra a sí misma: “Pilar Calveiro: 362”, el número que los represores le adjudicaron en la ESMA. Desde ese alejamiento despliega un campo de reflexión rico y matizado sobre “la vida entre la muerte” de los prisioneros, la esquizofrenia de los verdugos, los cruces obligados entre unos y otros, las diferentes actitudes de los unos y los otros. No elude tema alguno, ni aun el todavía hoy urticante en la Argentina de las sospechas que se propinan a los sobrevivientes de un campo, tal como ocurrió en la Europa de posguerra. Pilar Calveiro desmonta la fácil división de los cautivos en “héroes” y “traidores” y aborda la dura complejidad de ese problema en un universo dominado por los tormentos, el silencio. la oscuridad, el corte brutal con el afuera -apenas separado por una pared-, La arbitrariedad de Los victimarios, señores de la vida y la muerte, su voluntad de convertir a la víctima en animal, en cosa, en nada. También nos habla de “la virtud cotidiana” de la resistencia de los “desaparecidos”, actos pequeños de valor, anónimos, que entrañaban un gran riesgo y eran ejercicios de la dignidad humana que ni el más totalizador de los poderes puede ahogar.

La rigurosa reflexión de Pilar Calveiro no se detiene ahí: profundiza en las relaciones entre el campo de concentración y la sociedad argentina -“se corresponden”, dice- convertidaq en habitante de un enorme territorio concentracionario manipulado por el terror militar. Advierte: “la represión consiste en actos arraigados en la cotidianidad de la sociedad, por eso es posible”. Se trata de ideas sobre la que conviene meditar: la Historia está llena de repeticiones y pocas pertenecen al orden de la comedia.

En realidad, este libro es una hazaña. Pilar Calveiro atravesó la situación más extrema del horror militar y ha tenido la difícil capacidad de pensar la experiencia. Es singular que sean los sobrevivientes de los campos las víctimas que más hondan en lo que aconteció. Salen así del lugar de víctima que quiso imponerles para siempre la dictadura militar y sólo ellas saben a qué costo. Su contribución al despeje de la verdad y la memoria cívica es inestimable para la sociedad argentina. Que algún día -espero- reconocerá esa deuda.

Este libro contiene dos relatos. El primero es el que cuaja negro sobre blanco, analítico, pensante, aparentemente despersonalizado. Aparentemente. El relato segundo, invisible a los ojos, es el que sostiene una escritura que jamás decae, alimentada por una pasión indemne a pesar de la tortura y de la visión de diversos rostros de la muerte, y seguramente movida por el deseo de acabar con “el silencio que navega sobre la amnesia” social. Con el trabajo para y desde este texto, Pilar Calveiro sale airos del campo de concentración y, con ella, vivos o muertos, todos sus compañeros de dolor. Es decir, este libro también es una victoria.

INDICE
Preludio, por Juan Gelman
1- Consideraciones preliminares
Salvadores de la patria
La vanguardia iluminada
Notas
2- Los campos de concentración
Poder y represión
Somos compañeros, amigos, hermanos
Las patotas
Los grupos de inteligencia
Los guardias
Los desaparecedores de cadáveres
La vida entre la muerte
La pretensión de ser “dioses”
El tormento
Una lógica perversa, una realidad tabicada y compartimentada
Un universo binario
El hombre
Resistencia y fuga
Héroes, traidores y víctimas inocentes
Ni cruzados ni monstruos
Campos de concentración y sociedad
Sobrevivencia, trivialización y memoria
Notas