Los madrigales de la pensión, de Charles Bukowski

Precio y stock a confirmar
Ed. Cobra Verde, año 2013. Tapa dura. Tamaño 22 x 16,5 cm. Estado: Usado excelente. Cantidad de páginas: 290

Por Charles Bukowski
San Pedro, 31 de octubre de 1987

Una pregunta que a menudo me hacen es, “¿Por qué tus libros discontinuados cuestan tanto?”. Bueno, estos cuestan tanto porque eso es lo que los vendedores de libros pueden obtener para ellos de los coleccionistas.

“Quiero leer tus primeros poemas pero…”.

Yo m siquiera tengo algunos de mis primeros libros. La mayoría de ellos fueron robados por personas con las que bebía. Cuando iba al baño, ellos hacían SU mierda. Eso sólo reforzaba mi opinión general de la humanidad. Y causó que bebiera cada vez con menos personas.

Al principio, hice esfuerzos para remplazar esos libros, y pude, pero cuando fueron robados de nuevo, abandoné el proceso de remplazo y bebí solo más y más.

De cualquier modo, lo que sigue es lo que consideramos lo mejor de los primeros poemas. Algunos están tomados de los primeros libros; otros no estuvieron en libros pero fueron tomados de oscuras revistas de hace mucho tiempo.

Los primeros poemas son más líricos que lo que hago ahora. Me gustan esos poemas pero estoy en desacuerdo con aquellos que claman “las primeras obras de Bukowski eran mucho mejor”. Algunos han dicho esas cosas en reseñas, otros en chismes o charlas de salón.

Ahora el lector puede hacer su propio juicio de primera mano.

En mi poesía actual, voy a lo que importa más directamente, me planto en eso y luego salgo de*allí. No creo que mis métodos tempranos y mis métodos tardíos sean inferiores o superiores el uno al otro. Sólo son diferentes.

Igualmente releyendo estos aun permanece un cierto cariño hacia esa época. Volviendo de la fábrica o del deposito, lo suficientemente cansado, parecía que había poco uso para la

noche excepto para comer, dormir y retornar al trabajo de baja categoría. Pero había una máquina de escribir esperándome en mucho de esos cuartos viejos con sombras desgarradas y alfombras roídas, la bañera y el inodoro al final del corredor, y el sentimiento en el aire de todos los perdedores que me habían precedido. A veces la máquina de escribir estaba cuando el trabajo no estaba, cuando la comida no estaba, cuando la renta no estaba. A veces la máquina estaba empeñada. A veces sólo había un banco en el parque. Pero en lo mejor de los tiempos había un pequeño cuarto y la máquina y la botella. El sonido de las teclas, una y otra vez, y los gritos¡HEY! ¡DEJA ESO, POR EL AMOR DE DIOS! ¡SOMOS GENTE TRABAJADORA AQUÍ Y NOS TENEMOS QUE LEVANTAR EN LA MAÑANA!” Con palos de escoba golpeteando en el piso y aporreos desde el techo, me disponía a terminar unas pocas líneas finales…

No era Hamsun comiendo mi propia carne para poder continuar escribiendo, pero tenía una justa cantidad de tribulaciones. Los poemas eran enviados recién escritos con el primer impulso, sin cambios de líneas o palabras, nunca revisaba ni volvía a tipiar. Para eliminar un error, simplemente ponía encima: #########, y seguía con la línea. El editor de una revista imprimió un conjunto de mis poemas con todas los ######### intactos.

De cualquier modo, aquí hay algunos de mis poemas de esos tiempos maravillosos y lunáticos, desde esas horas distantes. El cuarto viciado por el humo, con gases vertiginosos, nosotros apostando. Espero que funcionen para ti. Y si no, bueno, #### ## ###.

INDICE
Prefacio
22.000 Dólares en 3 meses
Al Ver una Vieja Pintura de la Guerra Civil con mi Amor
¿Qué hacer con las Copias de Contribuidor
Toro Bravo
No soy Quien Vivió Aquí
O, Nosotros Somos los Marginados
Poema para mi 43vo Cumpleaños
El Genio de ia Multitud
4:30 A.M
La Simplicidad de Todo en Vietnam
La noche que se Llevaron a Whitey
La Esposa Japonesa
Los Domingos Matan más Hombres que las Bombas
El Perdedor
En una Noche en Vela
Un Imperio de Monedas
Todo lo que Sé
Volviendo a la Calle Luego de Ver una Exposición de Arte
Anthony
Parada
Los Perros de Egipto
Un viejo, Muerto en un Cuarto
El amor es un Pedazo de Papel Hecho Añicos
Un Gran Bastardo con una Espada
Acerca de mi Muy Torturado Amigo Peter
No Muy Pronto
Counsel
Yo esperé en la Blanca Lluvia
Escape
No puedo Soportar las Lágrimas
Caballo en Llamas
Madre e Hijo
El Día que me Deshice de Mis Fondos
Los Perros
Noche Imbécil
Una Especie de Lectura en un Día
Aburrido Cuando no Había ni una Mosca para Matar
El Regalo
Lección Objetiva
Pez Dorado
Sueño
Hola, Zapatero Willie
La Vida Literaria
Campiña
La Muerte Quiere Más Muerte
Comer
10 Leones y el Fin del Mundo
Los Mirlos Están Ásperos Hoy
Una Palabra en un Instante y los Poetas Modernos
Caballo de Mar
Yo he Vivido en Inglaterra
Adiós, Cosas Ridículas
Un Reporte del Consumo de mi Mismo
Fleg
Entrevistado por un Recipiente Guggenheim
Muy
La Mirada
Un asunto de una noche
Poema a una Dama Muy Afectuosa
Partes de una Opera, Partes
de una Guitarra, Partes de la Nada
Carta desde el Norte
El Mejor Modo de Volverse Famoso es Huir
Los Reyes se han Marchado
Aplazamiento y Adición
Los Cisnes Caminan por mi Cerebro Mientras Abril Llueve
El Fin
Una despedida Mientras Respiro
Los ojos Tristes son las Mulas del Hombre
Querido Arturo
Una Conversación sobre Moralidad, Eternidad y Copulación
Soiree
Anotaciones de una Confusa Indolencia
Nada Sutil
86’D
Las Hormigas
Suicidio
Conversación a las 3:30
Vacas en la Clase de Arte
Práctica
Me Arrodillo
La libertad: la imperturbable águila de mi mismo
Cantar es Fuego
El Sol Empuña Misericordia
Sobre la Falla de un Poeta
La Bestia
Una Rata se Alza
Pensamientos
El Hombre con la Nariz Caliente
Resaca y Enfermiza Despedida
Misericordia Donde Quieras que Estés,
Ven Corriendo Hacia Mi y Tómame en tus Buenos Brazos
No Tengo Nada Porque Reír
35 Segundos
Considérame
Con Venganza como un Tigre Agazapado
Picazón, Viene y se Va
Esto
2 afuera, Mientras los Huesos se Quiebran en mi Cocina
Diciéndole Adiós al Amor
Tú Fumaste un Cigarrillo
Un consejo Amigable para Muchos Jóvenes
Todo
…American Express, Atenas, Grecia
Ciento Noventa y Nueve Libras de Arcilla Inclinándose Hacia delante
Escribí Esto Durante mi Última Borrachera
Poema para Liz
Un Buen Lugar
Insomnio
Número Equivocado
Cuando el Arbusto de Bayas Muera yo
Nadaré por el Río Verde con mi Cabello en Llamas
Mi Rostro Mientras me Rasuro
9 Rings
Alguien Siempre Rompe mi Delicada Soledad
Gracias a Dios por los Callejones
El Millonario
Abajo Jones: Abajo
Mientras Yazgo Muriendo
Un impulso Menor a la Queja
Buffalo Bill
Experiencia
Soy Visitado por un Editor y un Poeta
Las Chicas Mexicanas
El Nuevo Lugar
Conversación en un Cuarto Barato
Nací Para Vender Rosas en las Avenidas de la Muerte
El Invierno Llega a Muchos Lugares en Agosto
Derriben las Vigas
Reunión
¡Frágil!
Yo estoy Con las Raíces de las Flores
Playa de Lunes, Día Frío
El Alzamiento del Nuevo Mundo
Los Gitanos de Del Mar
6 A.M
Un Truco Para Engañar a Nuestro Sangrado
Rosa. Rosa
España se Sienta Como Una Flor Escondida en mi Cafetera
Termómetro
Devorado por Mariposas
Destruyendo la Belleza