Las claves del Arte Expresionista. Cómo interpretarlo, de Antonio Manuel González Rodríguez

Precio y stock a confirmar
Ed. Planeta, año 1990. Tamaño 21,5 x 14,5 cm. Incluye más de 80 esquemas y reproducciones a color sobre papel ilustración. Estado: Nuevo. Cantidad de páginas: 80

Este libro contiene:
-El texto general, continuado, que explica el cuándo, dónde, cómo y porqué del Expresionismo
-Más de 80 esquemas e ilustraciones a color reproduciendo las obras maestras, sea cual sea su nacionalidad
-Una bibliografía esencial
-Un gráfico cronológico de la Historia del Arte Universal
-Y, en la serie dedicada a los Estilos, un cuadro sinóptico de las mejores obras con las que el arte español ha contribuido al patrimonio universal del Expresionismo

El movimiento expresionista centroeuropeo constituyó una de las primeras mnanifestaciones radicales del arte del siglo XX, cuyas raíces habría que buscarlas en el Romanticismo alemán. Sin embargo, y a pesar de su filiación netamente germánica, el Expresionismo se extendió a otros países y a otras culturas europeas y americanas. Se trata de un movimiento que abarcó la totalidad de las formas artísticas, que va desde las artes plásticas, el cine y la música, hasta la literatura (poesía, novela y teatro). Sus orígenes se encuentran vinculados con las causas que provocaron la crisis que desembocó en el estallido de la Primera Guerra Mundial. El alto grado de nacionalismo alcanzado en Alemania, así como el triunfo de los ideales de la burguesía, que exaltaba la mediocridad y el vacío del consumismo, movieron a una generación de artistas jóvenes a enfrentarse a las condiciones impuestas por el Estado del Emperador Guillermo.

El sentimiento revolucionario que los inspiraba alimentó la actitud de rechazo total del pasado inmediato, y más concretamente, del mundo heredado de los padres. De ahí que estos jóvenes sintieran mayor simpatía por los períodos artísticos en los que el arte se había mostrado de un modo ingenuo, sencillo y elemental, y por los momentos históricos atravesados por conflictos desgarradores, cuyas huellas se hicieron sentir en las expresiones torturadas del barroco y en las manifestaciones místicas y sobrenaturales del gótico.

Por Expresionismo se ha entendido, en primer lugar, una cualidad de la cultura de los países germánicos, vinculada a los períodos de crisis social e ideológica, cuyas manifestaciones artísticas se caracterizan por la expresión de un fuerte patetismo. Y en segundo lugar, un movimiento o “ismo” artístico o poético del siglo XX, opuesto al Impresionismo y al Naturalismo precedentes, caracterizado por el rechazo de las formas agradables, por el uso de las distorsiones y de los colores discordantes, por la disposición desordenada y por la acentuación de la expresión. El presente trabajo se referirá, pues, a esta segunda acepción del término.

Los límites temporales del Expresionismo artístico, aceptados por la historiografía, abarcan desde 1905 a 1933; esto es, desde la creación del primer grupo expresionista “Die Brücke” hasta la subida al poder, en Alemania, de los nazis. Distinguimos dos grandes tendencias, más o menos independientes, que corresponden al período anterior y al posterior de la Primera Guerra Mundial, respectivamente. La primera tendencia, de carácter místico-cósmica, comprende, fundamentalmente, a los dos grandes grupos formados antes de la guerra: “Die Brücke” y “Der Blaue Reiter”. La segunda, de carácter político y social, comprende a los artistas integrados en la llamada “Neue Sachlichkeit”, surgida después de la guerra, en el momento de mayor crisis de la República de Weimar.

Para W. Georges, el Expresionismo no es sólo una acepción de estilo, sino una constante del arte. Se manifiesta en el arte prehistórico, en las artes arcaicas, en el arte antiguo tardío, en el arte medieval y en el siglo XVII. El término Expresionismo muy pronto se convirtió en el lema de toda la vanguardia europea opuesta al Impresionismo. En Alemania, concretamente, y como ya se ha señalado, se utilizó para referirse al arte revolucionario debido a la agresividad de su estilo. Las revistas que contribuyeron a difundir el término y el movimiento expresionista fueron Der Stum (La Tempestad), fundada en 1910 por H. Walde y Die Action (La Acción), establecida en 1911 por Franz Pfemfert. La primera reivindicaba la primacía del arte por encima de todo. La segunda, la necesidad de una acción política dentro o fuera de la propia práctica artística.

INDICE
Introducción
El expresionismo de “Die Brucke”
El expresionismo de “Der Blaue Reiter”
La escultura expresionista
El expresionismo fuera de Alemania
La arquitectura expresionista
La arquitectura expresionista
El cine expresionista
El expresionismo y la “Neue Sachlichkeit”
Expresionismo
-Obras más importantes
El Arte en el tiempo
Indice de ilustraciones