Las claves del Arte Cubista. Cómo interpretarlo, de Jesús Gutiérrez Burón

Precio y stock a confirmar
Ed. Planeta, año 1990. Tamaño 21,5 x 14,5 cm. Incluye más de 80 esquemas y reproducciones a color sobre papel ilustración. Estado: Nuevo. Cantidad de páginas: 78

Las 80 páginas de este libro contienen:
-El texto general, continuado, que explica el cuándo, dónde, cómo y porqué del Arte Cubista
-Más de 80 esquemas e ilustraciones a todo color, reproduciendo las obras maestras, sea cual sea su nacionalidad, que mejor ilustran las teorías cubistas
Una bibliografía esencial
Un gráfico cronológico de la Historia del Arte Universal
Y, en la serie dedicada a los Estilos, un cuadro sinóptico de las mejores obras con las que el arte español ha contribuido al patrimonio universal del período en cuestión

Se conoce con el nombre de Cubismo un movimiento desarrollado entre 1907 y 1914, que supuso para el arte una revolución estética y técnica sólo comparable a la ocasionada por el Renacimiento, aunque en su momento fuera recibida con reticencia e ironía cuando no con desprecio y temor. Sus principales artífices fueron Pablo Picasso (1881-1973) y Geroges Braqué (1882-1963), aparte la importante incorporación posterior de Juan Gris (1887-1927), y la participación más o menos ocasional de una serie de artistas que encabezarían algunos de los principales movimientos de las Vanguardias, como Léger, Delaunay, Duchamp, Mondrian, Severini o Diego Rivera, e, incluso, escultores como Archipenko, Lipchitz y Laurens que, si en principio dependieron demasiado de la pintura, terminaron por descubrir y servirse del hueco o del vacío, con lo que iniciaron una de las corrientes generadoras de la escultura contemporánea.

El término Cubismo se debe a un comentario de Louis Vauxcelles -“Braqué maltrata las formas, lo reduce todo (lugares, figuras y casas) a esquemas geométricos, a cubos”.

El movimiento Cubista, en principio, se presentaba como uno más de los que, siguiendo el camino emprendido por el Impresionismo, se afanaban por invalidar los fundamentos mismos del arte vigentes desde el Renacimiento. Pero el Cubismo, frente a los que se agotaron en el intento, dará paso a un nuevo planteamiento estético al prescindir de las referencias miméticas a la realidad exterior -lo que había sido uno de los principios renacentistas más trascendentales- y sustituirlas por referencias autónomas que llevaran al arte puro, un arte constituido por elementos “creados enteramente por el artista y dotado de una poderosa realidad”, según la aclaración de uno de sus principales teóricos, Guillaume Apollinaire.

El Cubismo, además, está inmerso en su tiempo, al igual que lo estuvo el Renacimiento en el suyo, ya que con su incoherencia de planos, tratados como unidades independientes, desvinculados de las coordenadas espaciales de sus vecinos, se inscribe en un momento marcado por Bergson y su teoría sobre la duración y la simultaneidad, Husserl y la intuición eidética (capacidad de visualizar internamente situaciones u objetos), Boutraux y la interpretación subjetiva de las leyes de la naturaleza, la hipótesis cuántica de Planck y, muy especialmente, Einstein y su teoría de la relatividad, que revolucionarán la física contemporánea. Un momento, pues, en el que las nuevas nociones sobre la relación espacio-tiempo propician el protagonismo de la relatividad del conocimiento, loo que da lugar a una visión plural y sin un punto de vista único, lo que justifica científicamente la revolución cubista.

Aunque no parece que Braqué y Picasso fueran conscientes de esta justificación -“Hacíamos cubismo sin saberlo”- e incluso llegaran a expresar su disconformidad -“Matemáticas, trigonometría, química, psicoanálisis, música y no sé qué más han sido emparentados por el Cubismo para tratar de explicarlo. Todo esto no es más que literatura, por no decir insensatez, que ha traído como resultado cegar a la gente a base de teorías”, confesaba Picasso en 1923-, la realidad es que el Cubismo estaba inmerso en el proceso de cambios e innovaciones que afectaban a la sociedad contemporánea. Es precisamente esta realidad la que explica que, presentado como antítesis del arte tradicional, el Cubismo se extendiera rápidamente con una vocación universal y se convirtiera, según opinión muy generalizada, en el movimiento más trascendente de este siglo, al transformar las ideas sobre la finalidad y posibilidades de la representación artística.

INDICE
El momento del Cubismo
Qué es el Cubismo
Les daimoselles d’Avignon
Las etapas del Cubismo
-Cubismo experimental
-Cubismo analítico
-Cubismo hermético
-Cubismo sintético
Otros cubistas
La escultura cubista
El Cubismo después de la guerra
El futurismo
-Principales representantes del Futurismo
Movimientos Rusos. El Constructivismo