Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lroman10/libreriaelextranjero.com/wp-includes/plugin.php on line 601

Warning: Parameter 1 to wp_default_styles() expected to be a reference, value given in /home/lroman10/libreriaelextranjero.com/wp-includes/plugin.php on line 601

Las armas de ayer, de Max Marambio

Precio y stock a confirmar
Ed. Debate, año 2009. Tamaño 23 x 15 cm. Estado: Usado muy bueno. Cantidad de páginas: 240

Las armas de ayer, Marambio 001Max Marambio nació en Santa Cruz (Chile) durante 1947. En 1966 viajó a Cuba para empezar sus estudios universitarios, pero imbuido del espíritu de la época optó por entrenarse como guerrillero y dos años después regresó a Chile. Allí se vinculó con el MIR y tuvo que pasar a la clandestinidad, de la cual emergió en 1970 para asumir la jefatura de la Escolta del Presidente Allende.

Tras el golpe de Pinochet, Marambio viajó a Suecia como refugiado político y luego a Cuba, donde fue aceptado como miembro de las Tropas Especiales. Cumplió misiones en distintas partes del mundo y recibió varias condecoraciones, entre ellas la Medalla de Combatiente Internacionalista de Primer Grado y la Medalla Veinte Aniversario del Triunfo de la Revolución Cubana.

Regresó a Europa y creó una productora de cine y televisión con la que realizó numerosos largometrajes y series en apoyo a la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, presidida por Gabriel García Márquez. Desde 1993 reside en Chile, donde actualmente preside el Directorio de la Universidad de las Artes y las Ciencias Sociales, ARCIS.

Por Max Marambio

Este es un libro especial. Lo es en el sentido en que en la presente edición se incluye un capítulo que estuvo ausente en las anteriores y algunas páginas que antes se quedaron fuera. Y entonces viene la necesaria explicación del porqué. Es por causa de García Márquez.

Nunca le mostré el libro a Gabo antes de publicarlo porque, como él dice, “los amigos son para quererlos y no para joderlos”. De modo que se enteró del asunto cuando el libro andaba ya por las librerías y un amigo común se lo comentó. Recién entonces se lo envié con una nota divertida, a propósito del recorte de un periódico que incluí, donde se consignaba el ranking de la últimas semanas de los libros más vendidos en Chile, en el que la edición conmemorativa de Cien años de soledad aparecía en el primer lugar de ficción y mi librito, Las armas de ayer, en primer lugar de no ficción, una situación verdadera pero desproporcionada y, por descontado, jamás imaginada, ni en clave bufa.

Entonces, para mi sorpresa, apenas un par de días después recibí una llamada de Gabo para contarme mi libro desde una óptica sorprendente y con un entusiasmo apabullante y benévolo, para mi desconcierto y rubor. En esa conversación acordamos una cita en México para hablar del tema.

En resumen. su posición era que el libro “le quitó el sueño” y que consideraba esencial agregar un capítulo en medio, donde se contara la muerte de Allende, y las consecuencias de ese hecho como catalizador de mi actividad en la embajada.

Me defendí diciendo que la temporalidad del relato terminaba en 1974 con la información personal y presencial mía de los hechos, entre los que no se encontraba la muerte del Presidente, y que la estructura narrativa no aceptaría un capítulo intercalado con apreciaciones determinadas por el conocimiento acumulado años después.

«Cágate en la estructura y escríbelo con las tripas», sentenció, categórico, Gabo. «Y con toda la información que tienes al respecto, que es todo lo que hace falta», concluyó.

Así fue que regresé a Chile con una mochila más grande sobre la espalda, porque la carga de la muerte de Allende fue algo con lo cual me había acostumbrado a convivir sin tener que asumirla en su complejidad ni en su dimensión ética apenas revelada en la insistencia de Gabo.

No fue nada fácil por lo que significa escribir como propio algo que no era mío, en el tono necesario para mantener la distancia y la contención emocional que tiene el resto del libro, única torma que he encontrado de poder hablar de un hecho que ha sido determinante en nuestras vidas.

Ustedes dirán.

INDICE
Prólogo, por Gabriel García Márquez
A modo de prefacio
1- Adiós, amigo
2- Cuba y Fidel
3- Un estudiante chileno en la Cuba revolucionaria
4- El entrenamiento guerrillero
5- El otro Chile
6- El grupo de amigos personales de Salvador Allende
7- Contradicciones del MIR
8- El golpe de Estado
9- La víspera
10- El copmbate en la embajada
11- Solo en armas
12- El camino hacia la muerte de Salvador Allende
13- El paseo de los novios
14- El reencuentro con los cubanos
15- La Payita
16- El mundo de los asilados
17- La entrega de las armas
18- Al final, Miguel
19- La partida de Chile
Indice alfabético