La dirección de producción para cine y televisión, de Federico Fernández Diez y José Martínez Abadía

Precio y stock a confirmar
Ed. Paidós, año 1994. Tamaño 20 x 12,5 cm. Estado: Usado muy bueno. Cantidad de páginas: 170

La producción de un programa audiovisual es un trabajo complejo que requiere una cuidadosa planificación para que en cada una de las etapas del proceso productivo se alcance el mejor rendimiento. En los medios profesionales se mueven elementos parecidos a los de cualquier rama industrial: capital, medios y trabajo. Ante un mercado determinado, una empresa productora dirige su obra audiovisual conseguida mediante trabajo y medios técnicos y apoyada por una inversión de capital. El rendimiento de su producto se relacionará directamente con la consecución de los objetivos buscados, el volumen del capital invertido y la calidad y adecuación del programa en el medio. Se conjugarán factores de calidad, plazos y coste de forma similar al planteamiento productivo de cualquier empresa. En este sentido, no existe demasiada diferencia entre el negocio audiovisual y cualquier otra actividad comercial.

Producir una película cinematográfica, un programa concurso para televisión, un video industrial, un video interactivo o cualquiera de las múltiples variantes de la cada vez más extensa gama de productos audiovisuales sigue, necesariamente, un proceso que pasa por diversas etapas.

Aunque estas fase no puedan ser unificables para un elenco de productos tan variado como el que acoge la industria audiovisual, en todos los casos deberemos dar respuestas a preguntas tales como “qué” es lo que se registrará, “quién” deberá estar presente en cada momento, “dónde” se producirá el registro, “cuándo” tendrá lugar y “cómo” se realizará. También será preciso disponer de recursos económicos para acometer el proyecto e incluso tener ideas de explotación comercial de la producción que faciliten la financiación. Sea cual sea la producción habrá que definir, analizar, diseñar, planificar, programar, financiar, ejecutar y explotar.

De este trabajo se encarga el equipo de producción que adopta diferentes modalidades estructurales y organizativas según la dimensión y las características específicas del programa. No requiere el mismo esfuerzo de planificación una superproducción cinematográfica que una película modesta o un programa de televisión. También pueden ser distintos los planteamientos de una producción. En ocasiones existe un “cliente” que solicita resolver un programa a una entidad productora, otras veces “alguien” presenta una idea de programa a una televisión, o se apuesta por una idea sustentada por una persona física (director de prestigio, productor, actor, guionista), para cuya realización se buscan medios de financiación, o se produce para uno mismo, y más.

En todos los casos, el equipo de producción, a lo largo del proceso de producción, deberá plantearse y responder con su trabajo a las siguientes cuestiones:

a) ¿Qué es lo que se quiere producir? habrá que partir de la descripción minuciosa del producto audiovisual (contando con un guión detallado)
b) ¿Cuáles son los medios necesarios para poner en marcha el proyecto? Se determinarán los recursos humanos, técnicos y materiales
c) ¿Cómo se organizan estos medios?, ¿dónde y cuándo se aplican? Deberá diseñarse un “plan de trabajo” detallado que asegure la eficacia organizativa de la producción en el tiempo (de preparación, de registro, de montaje y acabado) y en el espacio (localizaciones, estudios, etc.)
d) ¿Cuánto cuesta la aplicación del plan de trabajo? Se elaborará un presupuesto que contemple todos los apartados de la producción
e) ¿Cómo se está efectuando el trabajo? Será preciso controlar la forma en que se está aplicando el plan propuesto, en los plazos, en la calidad y en los costes
f) ¿La solución adoptada es óptima? Un balance nos permitirá detectar los posibles errores susceptibles de mejora para su aplicación en futuros proyectos
g) Finalmente habrá que considerar si la orientación frente al mercado es buena o no. un producto audiovisual tiene siempre sobre sí la imprevisibilidad de sus resultados respecto a la satisfacción final de quien nos lo ha encargado o, en múltiples casos, de la respuesta del público

El productor se inscribe siempre en un tiempo, una sociedad y unas estructuras industriales determinadas. No siempre se ha trabajado de la misma forma, ni siquiera ahora se trabaja igualen todos los sitios. Por ello, tiene sentido que el productor sepa cuál ha sido la evolución de la producción a lo largo de la historia de los medios audiovisuales. Debe conocer, asimismo,la tipología de productos audiovisuales desde su particular óptica organizativa y las profesiones que intervienen en una producción cinematográfica o televisiva.

Todo ello se tratará en esta publicación como anticipo de lo que constituirá el tronco fundamental de contenidos: la “producción ejecutiva”. Es decir, la resolución práctica de un programa en las distintas fases detalladas del proyecto, búsqueda de la financiación, preparación, registro, montaje, edición y postproducción, explotación y comercialización y, para terminar, balance de la producción.

El carácter cultural y artístico asociado a los productos audiovisuales no debe hacer olvidar que su existencia es posible, únicamente, por la aportación de los recursos económicos necesarios, los cuales han de aplicarse con criterios de eficacia, rentabilidad y economía.

Para alcanzar los objetivos del proyecto hay que diseñar, evaluar, planificar, programar, presupuestar, ejecutar y controlar. Realizar todas estas operaciones adecuadamente requiere diversidad de conocimientos, técnicas, habilidades y actitudes por parte del productor, lo que hace que su formación resulte especialmente compleja.

Ya nadie debe pensar en el productor como un potentado ignorante que financia sus caprichos, ni como un contable o un mero controlador de la producción, sino como un profesional de gran preparación técnica y creativa, capaz de dirigir, organizar y gestionar los recursos humanos y materiales que intervienen en la producción audiovisual.

SUMARIO
Presentación
Al lector
Introducción
I- MARCO GENERAL
1- El contexto histórico de la producción
La producción cinematográfica
La producción televisiva
2- La industria audiovisual
El cine
La televisión
El video
Servicios de valor añadido
3- Clases de programas y su relación con la producción
Tipología de productos audiovisuales
Un programa concurso como ejemplo práctico
4- El proceso de producción de programas
5- Las profesiones audiovisuales
Proyecto y dirección
Grabación/rodaje
Acabado
Personal ocasional y complemnentario
II- LA PRODUCCION EJECUTIVA
1- Estudio del proyecto
La evaluación integral
2- Financiación y modos de producción
3- Preparación
El equipo de producción
El guión defiunitivo