Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lroman10/libreriaelextranjero.com/wp-includes/plugin.php on line 601

Warning: Parameter 1 to wp_default_styles() expected to be a reference, value given in /home/lroman10/libreriaelextranjero.com/wp-includes/plugin.php on line 601

Juan Bautista Cabral, sargento epónimo, de Pedro Pablo Haas

Precio y stock a confirmar
Ed. Círculo de Suboficiales del Ejército, año 1985. Tapa dura. Tamaño 23,5 x 16 cm. Estado: Usado excelente (presenta 8 páginas marcadas con resaltador). Cantidad de páginas: 214

Juan Bautista Cabral, Pedro Pablo Haas413Por Enrique D. Mosquera

No cabe la menor duda que el estudio sobre la vida y personalidad de un prócer, configura de hecho el paralelo análisis del entorno que lo circundó, en sus aspectos sociales, políticos y geográficos. Así lo entendió el autor de este trabajo que refleja indubitablemente una profundidad y espíritu de investigación dignos de todo elogio.

Nos acerca D. Pedro P. Haas al costumbrismo imperante en la época, donde la idiosincrasia de una sociedad colonial permitía el auge de una vida disipada, donde los vicios de las tabernas y pulperías, asaltos y toda clase de depredaciones no eran otra cosa que el producto de la desocupación y generalizada molicie, y ausencia de una adecuada legislación en materia preventiva y penal. Se trataba de una sociedad que sirvió de marco a la formación moral de un hombre que supo evadirse de las mediocridades humanas, para no caer en el lodo de la generalización, enderezando por la senda del bien común, del respeto y del trabajo.

Muy bien documentado, el autor ha profundizado exhaustivamente sobre el desarrollo social de la provincia de Corrientes, particularizándose especialmente en “Las Saladas”, lugar de nacimiento del héroe inmortal de San Lorenzo.

Cuando la Patria nacía y el hombre de estas tierras, tomando conciencia de su propio valer y en medio de la esclavitud colonialista fue haciéndose soldado, resultaba raro que no tomara a su tiempo, lugar y circunstancia, una lanza, un fusil o una espada para hacer respetar sus derechos y luchar para alcanzar su tan ansiada libertad. Juan Bautista Cabral no escapó a aquella autodeterminación, y ya desde temprana edad se alistó para enfrentar al inglés invasor, tal como muy bien lo documenta el autor sobre la base de una muy sutil hermenéutica aplicada en variados antecedentes, fundamentalmente producidos por la Junta de Estudios Históricos de Corrientes.

Pese al gran vacío predominante en la etapa juvenil del soldado Cabral, el autor ha sabido aplicar una fina heurística que no descalifica la realidad histórica, ya que guiado por una lógica y sentido común oportunos, logró zanjar serias dificultades, muy comunes en la ardua tarea del investigador.

Una minuciosa descripción, fruto de una paciente búsqueda, nos ofrece Pedro P. Haas respecto a las modalidades de “enganches” e incorporaciones del personal destinado al Regimiento de Granaderos a Caballo. Se trata de un Quinto Capítulo sumamente interesante, en el que aparece el reclutamiento de Juan Bautista Cabral, un 3 de noviembre de 1812. Posteriormente el lector podrá ver satisfechas sus inquietudes históricas ante la variada documentación que nos ofrece el autor, con la nómina detallada de suboficiales que prestaron servicios en la Unidad creada por el entonces coronel D. José de San Martín.

Considero sumamente atinada la resolución del autor de no entrar en detalles sobre la acción de San Lorenzo, sendamente descriptos por numerosos historiadores e investigadores, limitándose a presentar una adecuada síntesis de aquellos puntos predominantemente importantes y dignos de ser conocidos.

Muy bien ubicado dentro del aspecto tradicionalista, D. Pedro P. Haas realiza con asombroso acierto un claro análisis sobre los valores de verdad que suelen gestarse alrededor de hechos y acontecimientos no documentados pero que, a través del tiempo han servido para consolidar una concepción anidada en las generaciones posteriores. Tal es el caso de la “sargentía” de Juan Bautista Cabral citada por el autor, y brillantemente aceptada por una tradición que hace honor a quienes tenemos el privilegio de haber nacido en esta cuna de héroes, como lo es la República Argentina.

Escrito está en el Libro de los Libros: SALMO 144/4:
“El hombre es semejante a un soplo,
sus días, como sombra que pasa…”

Y tras la sombra de aquel bravo correntino tendida en los campos de San Lorenzo, se irguió radiante y sereno el sol naciente que diera un día la libertad de medio Continente.

INTRODUCCIÓN, por Pedro Pablo Haas

El desarrollo de este tema, que tiene como personaje central a ese valiente correntino que la historia nacional, la música militar y popular regional y la toponimia argentina recuerdan como el Sargento Juan Bautista Cabral, implica necesariamente indagar en profundidad aspectos colaterales, tales como la geografía física y los ámbitos social, político y económico, como también otras individualidades de la época que se movieron en ese escenario, llamando la atención de nuestro actor principal.

¿Por qué esa necesidad de inquirir acerca de temas colaterales? Porque la vida de un personaje no emerge para la historia súbitamente —y Cabral no podía ser la excepción—, sino que empieza en sus propios progenitores —a veces antes—, se continúa en su niñez influida por factores circundantes y culminará con el cumplimiento de un destino impredecible. Resulta tan importante que hasta diríamos que es imprescindible el reconocimiento y análisis de estos factores pues ellos influyen y condicionan la futura personalidad de la figura en estudio.

En lo que atañe a la colateralidad de lo geográfico —y en este ámbito se involucra lo social—, ya no se niega su estrecha vinculación con los temas de la historia. La geografía será siempre el escenario de todo hecho que deba estudiar el historiógrafo; ayuda a comprender el antecedente y a inferir el consecuente del tema en consideración y del hombre actor del suceso. He ahí la importancia de los factores geográficos en todo proceso histórico.

¿Cómo era la época social en la infancia de Cabral, allá en su Saladas natal, en esa jurisdicción correntina de fines del siglo XVIII? Tampoco debemos desdeñar lo que ocurría en otros ámbitos del virreinato del Río de la Plata, especialmente en su capital, pues desde ella se irradiarán influencias e imposiciones cuya impronta se grabará fuertemente en la vida de los pueblos interiores. ¿Quiénes o qué personajes se movían y desempeñaban importantes papeles en el escenario de ese tramo de la historia social y de vida en que comienza la de nuestro héroe Juan Bautista Cabral?

Es indudable que una personalidad fuertemente dotada de condiciones intelectuales y con ascendiente en el medio político influye notoriamente en la formación moral de cualquier niño o joven cuya existencia gira en su alrededor o que haya sido objeto directo de su atención.

Ya veremos, en el transcurso de la presente obra, como esos aspectos son importantes factores en el desarrollo de la personalidad del actor principal de esta historia, a punto tal que pueden haberle inculcado el sentido de renunciamiento y sacrificio que lo impulsaron finalmente a la suprema heroicidad de ofrendar la propia vida en aras de un ideal. Y si ese ideal es el de la libertad y esa libertad es la de su tierra natal respecto de una metrópoli lejana y autoritaria, el pensamiento habrá llegado entonces a tal grado de excelsitud que el personaje merecerá el recuerdo imperecedero de la Nación y la admiración imborrable en el sentir de las generaciones que le sucedan.

Así, con esta introducción a modo de aclaración, pretendemos explicar el porqué de tantos personajes en torno de Juan Bautista Cabral y el porqué del empeño en describir los escenarios en que actuó nuestro héroe central. Cada una de esas individualidades ejerció a su turno —y a veces simultáneamente— su influencia en mayor o menor medida en el desarrollo y afirmación de una personalidad que nace humilde en una tierra caliente que dio su temperatura a su sangre y a su espíritu ansioso de libertad que lo llevó a la inmortalidad del bronce y de la toponimia cual moderna versión de personaje epónimo. Es a la vez el epígono de sus maestros; maestros que muchas veces no habrán tenido la intención de ser sus mentores pero sus ejemplos fueron fielmente reflejados en el espíritu y la acción de Juan Bautista Cabral, unidad en acción y pensamiento. Ser ontológico, en suma.

La eponomicidad se sirve de él para enriquecer la toponimia que da su nombre a localidades, calles, plazas, escuelas. El Ejército Argentino lo honra dando su nombre a la escuela que forma a los suboficiales del Cuerpo de Comando.

La tradición personifica en él el heroísmo clásico de la vieja caballería transformada en los gauchos míticos que inician su gesta en San Lorenzo y la afianzan en la frontera Norte con Güemes. Su nombradía trasciende los límites de la Patria y un país fraterno le rinde el homenaje de que se hallarán detalles en estas páginas, mientras que una publicación de otro le dedica un espacio destacado estableciendo un parangón con la figura de una personalidad de su propia historia.

Estos dos ejemplos nos hablan claramente de la valoración intrínseca de su sacrificio, que a ciento setenta y dos años de su consumación sirve como elemento que estrecha los vínculos que nos ligan con países fraternos, como que somos efectos de una misma y singular gesta de descubrimientos y evangelización que nos hacen ramaje de un árbol de raíz común.

La provincia de Corrientes ha querido perpetuar la memoria de su hijo saladeño erigiendo en el centenario de su inmolación una población que llevara su nombre —la actual Colonia Sargento Juan Bautista Cabral—, para lo cual contó con apoyo solidario del Congreso de la Nación, que votó al efecto la Ley Nº 8.944 involucrando la gratitud nacional. Las provincias de Formosa, Santa Fe y Chaco, también rinden culto al recuerdo de este bravo granadero, dando su nombre a poblaciones y partidos o departamentos de sus territorios. Buenos Aires —Capital Federal de la República— no permanece al margen de estas manifestaciones de gratitud e impone esta denominación a calles y plazas. También las gélidas regiones antárticas ven su nombre en el Fortín Sargento Cabral, en la Base Esperanza del Ejército Argentino, y hasta un glaciar lleva su nombre.

Es que Cabral se ha convertido en figura inmutable de la intrahistoria argentina.

Finalmente, se advierte al lector que en la transcripción de textos o párrafos de documentos se ha respetado rigurosamente la grafía original a fin de mantener en su total identidad el pensamiento del redactor, situándolo en su tiempo con los modismos y léxico propios de la época.

INDICE GENERAL
Prólogo
Introducción
I- Un poco de historia social
II- El solar natal
1- Corrientes: provincia marítima y entidad geopolítica
2- Saladas. Su origen espontáneo
3- Erección de curatos
4- Vicisitudes. Despoblación y estado social
5- Algunos personajes en la historia de Saladas
III- Génesis
IV- Experiencia militar de Cabral anterior a San Lorenzo
1- Las invasiones inglesas de 1806-07
2- Repercusión en Corrientes, de las invasiones inglesas
V- El reclutamiento en la formación del Regimiento de Granaderos a Caballo
1- Contribución de las provincias
2- La Comisión Doblas
3- El reclutamiento de Juan Bautista Cabral
4- Cabral y Baigorria en el hospital
5- Cuestiones de disciplina
VI- Suboficiales del Regimiento de Granaderos a Caballo. (Desde su creación hasta el 3 de febrero de 1813)
1- Análisis de listas de revista
2- Sargento Gregorio Urbano Millán
3- Sargento Anselmo Vergara
4- Sargento Gregorio Miltos
5- Sargento José María Boil
6- Sargento Domingo Porteau
7- Sargento Francisco Pratis
8- Sargento Lucas Bot
9- Sargento José María Portillo
10- Cabos Salazar y Pomposo
11- Cabo Ramón Anadón
12- Cabos y Sargentos en la formación de batalla
13- La encarnadura humana
VII- San Lorenzo
1- Antecedentes que conducen a la acción de San Lorenzo. Naves españolas en los ríos Paraná y Uruguay
2- Cabalgando hacia la gloria
3- El combate
4- Victoria del 3 de febrero
5- Los protomártires de una epopeya
6- Recompensas y honores
7- Comportamiento de los religiosos del convento San Carlos
8- Las tumbas gloriosas
9- Anotaciones en el Libro de Misas
10- Los inválidos de San Lorenzo; la talla de los granaderos
11- El año centenario del combate. Un singular homenaje a Cabral. El Campo de la Gloria
12- El sesquicentenario
VIII- La sargentía discutida
1- Ausencia de documentación probatoria
2- Leyenda y tradición
3- Origen de la sargentía tradicional de Cabral
4- Las Ordenanzas de Carlos III
-El reclutamiento y ascenso de Cabos y Sargentos
-Honores fúnebres
5- Una distinción peruana
-Descripción heráldica
6- Homenaje de una publicación colombiana
7- Iconografía
IX- Juan Bautista Cabral, Sargento epónimo
1- Provincia de Santa Fe
2- Provincia del Chaco
3- Provincia de Misiones
4- Provincia de Formosa
5- Provincia de Corrientes
-Creación de la Colonia Sargento Juan Bautista Cabral
-Saladas
–La casa-museo de Saladas
-En Curuzú Cuatiá
-En la ciudad de Corrientes
-En Santo Tomé
6- Cabral en la Antártida
7- En Buenos Aires, Capital Federal
8- En el Ejército
Epílogo

INDICE DOCUMENTAL
ANEXO 1
El virrey Arredondo decreta el otorgamiento de licencia para instalar una pulpería debiendo el permisionario observar los Bandos publicados y las disposiciones siguientes
ANEXO 2
El Sargento Antonio del Nero eleva informe al Sargento Mayor de Plaza —José María Cabrer— detallando lo que ocurre en la ciudad durante las noches, lo que fue observado durante la ejecución de un patrullaje, y solicita instrucciones para lo sucesivo
ANEXO 3
El Gobierno contesta la consulta del Sargento Antonio del Nero a través del Sargento Mayor J. M. Cabrer, dando las directivas para el desempeño de las patrullas
ANEXO 4
Informe del Sargento Tomás Ag. Valle acerca de su intervención en desórdenes entre soldados y civiles, habiendo dado parte al Alcalde de 1er. voto
ANEXO 5
Circular remitida por el Subinspector General —Marqués de Sobremonte— a los Comandantes de Milicias involucrándolos en la represión y prevención del bandidaje
ANEXO 6
El virrey Cevallos emite un Bando reglamentario de las actividades en la ciudad y el campo en época de cosecha. Reglamenta los horarios de trabajo, descanso, comidas. Prohíbe los juegos y diversiones
ANEXO 7
El Comandante de Armas de Corrientes, Pedro Fondevila, en oficio al Virrey, expone la situación político-administrativa de la jurisdicción y propone la recreación del cargo de Teniente Gobernador
ANEXO 8
Bando publicado en “La Gazeta Ministerial” sobre prohibición de juegos en pulperías y otros lugares, portación de armas. Establécense las penas a los contraventores
ANEXO 9
Transcripción parcial de algunos trámites relacionados con la erección de curatos en la jurisdicción de Corrientes. Se determina la construcción de iglesias parroquiales. Se involucra a Lagunas Saladas
ANEXO 10
Comisión Doblas: Instrucciones del gobierno —firmadas por Rivadavia— para el desarrollo de su cometido
ANEXO 11
Comisión Doblas: Título de Comisión expedido por el gobierno bajo la firma de Bernardino Rivadavia
ANEXO 12
Lista de los Mozos destinados al Serv.° de las Armas que se remiten de esta Jurisdicción por el Teniente Governador y Comandante de Armas con arreglo a la orn. Superior de 5 de Septiembre último (Reproducción facsimilar)
ANEXO 12 bis
ídem (Mecanografiado)
ANEXO 13
Versión española de lo acontecido en San Lorenzo el 3 de febrero de 1813, según el Parte que remite el Capitán de uno de los buques, Rafael Ruiz. Cuando expresa “… resolví con su consentimiento …” o cuando dice “…hice saltar en tierra…” parece obrar como el jefe superior de la fuerza en acción
ANEXO 14
Reproducción facsimilar de un documento en borrador conteniendo la base de un decreto gubernativo de honores a Cabral
ANEXO 15
Gestiones de los Ministro Generales de Hacienda acerca del pago de las pensiones decretadas por el gobierno para las viudas de los caídos en S. Lorenzo
ANEXO 16
Reproducción en facsímile de la Resolución Ministerial Peruana otorgando la Condecoración “Cruz Peruana al Mérito Militar” a título póstumo al Sargento Cabral
ANEXO 17
Decreto reglamentando la forma de adjudicación de las tierras de la Colonia Juan Bautista Cabral
ANEXO 18
Certificación de las hospitalizaciones causadas por los granaderos durante el tercer tercio de 1812, con la firma de fray Antonio Severino de San Alberto como Presidente del Convento Hospital, la intervención —”Constame”— de Zapiola y el Vº Bº de San Martín. Nómina de enfermos del mes de diciembre, entre los que se hallaba Cabral
ANEXO 19
Foja de filiación del granadero Dionisio Delgado, declarado inválido como consecuencia de las heridas recibidas en San Lorenzo

INDICE DE ILUSTRACIONES
—Sable de Granaderos a Caballo. Reproducción fotográfica del existente en el Museo del RGC, recogido en el campo de batalla
de Chacabuco
—Cruz Peruana al Mérito Militar y Diploma otorgados al Sargento Juan Bautista Cabral
—Estatua existente en la Escuela de Suboficiales “Sargento Cabral”
—Monolito existente en el lugar de nacimiento de Juan Bautista Cabral, construido por iniciativa de la docente saladeña María
Luisa Román de Frechou
—Estatua del Sargento J. B. Cabral erigida en el paraje Cuatro Bocas —Saladas—, obra del escultor A. Seiller
—Museo Histórico de la ciudad de Saladas
—Estatua erigida en la plaza Sargento Cabral, de la ciudad de Corrientes