Jeanne Hébuterne y Amedeo Modigliani. Un amor trágico, de Patrice Chaplin

Precio y stock a confirmar
Ed. Parsifal, año 1992. Tamaño 21,5 x 16 cm. Traducción de ALberto Claveria. Incluye 17 fotografías y 3 reproducciones, todas en blanco y negro. Estado: Usado excelente. Cantidad de páginas: 186

Por Miquel Berga

Jeanne Hébuterne y Amedeo Modigliani, un amor trágico es, en efecto, un estudio biográfico a pesar de sus características poco convencionales. Los trabajos de documentación sobre Modigliani y su última amante, Jeanne Hébuterne, sirvieron de base para una de las últimas novelas de Patrice Chaplin (Forget-me-not, 1989). Los materiales recopilados, los hallazgos personales, las extrañas coincidencias y su fascinación por lo que ella llama el “pacto de muerte” entre Modigliani y su joven pareja, impulsaron a Chaplin a reunir sus experiencias en un nuevo libro.

La vida de Amedeo Modigliani ha sido, a menudo, mitificada y no es fácil separar la realidad de la leyenda. Este judío sefardita abandonó su Livorno natal a los 17 años y se instaló en París, hacia 1901. Impulsivo y arrogante, recordado por todos los que lo conocieron como un personaje carismàtico, se mantuvo distante y al margen de los círculos artísticos de Montmartre y Montparnasse. En 1907 expuso siete obras en el Salón d’Automne del Grand Palais con escaso éxito. A pesar de la ayuda econòmica regular de una madre que lo adoraba, vivió pobremente y con una salud frágil. El consumo constante de hachís y alcohol barato no mejoró, desde luego, la situación.

Sin embargo, sus sucesivas compañeras (Beatrice Hastings, Simone Thiroux, la polaca Lunia o la misma Jeanne) vieron en “Modi” un hombre enormemente atractivo, que vestía con elegancia bohemia (su famoso traje de pana y la bufanda roja) y que ejercía un poderoso magnetismo físico.

Jeanne Hébuterne, una joven católica francesa, trece años menor que él, le dio un hijo y lo acompañó hasta su muerte, a los 35 años. Afectado de una meningitis tuberculosa y sin ninguna asistencia médica, Modigliani murió el 24 de enero de 1920. A la mañana siguiente, Jeanne Hébuterne, embarazada de nueve meses, se lanzó del quinto piso de la casa de sus padres. Tenía 22 años.
Casi coincidiendo con su entierro en el cementerio parisino de Pére Lachaise, el genio de Modigliani empezó a obtener un reconocimiento generalizado. La cotización de su obra se disparó.

Mientras tanto, la muerte de su última amante y compañera pasó prácticamente desapercibida y las trágicas circunstancias en que se produjo propiciaron un espeso olvido sobre su figura.

Evelyn Waugh empezaba su biografía de Rosetti con un toque de fina ironía británica: “Las biografías, como suelen llamarse caprichosamente las vidas de los muertos… “. Nuestra autora se propone, ciertamente, dar vida a esta jovencita que fue archivada como un accidente trágico en los últimos años del pintor y, a partir de testimonios inéditos, reivindica su personalidad.

Patrice Chaplin no pretende tratar el tema como un ejercicio académico ni tiene ningún interés en mantener una distancia escolástica en relación con sus personajes. Su investigación nos remite a los biógrafos que trabajan con un sentido de la urgencia, animados de un impulso obsesivo para reivindicar a un personaje tratado injustamente. Son biógrafos “con causa”. Uno piensa aquí en devociones absorbentes como la de Sarah Epstein por el pintor Edward Munch.

Por otra parte, en el trabajo de Chaplin las incidencias de la investigación se convierten en parte de la misma historia. Como en el caso de Ian Hamilton y su biografía del enigmático J. D. Salinger, el biógrafo parece buscar la complicidad del lector en relación con el proceso que sigue el autor para confeccionar el libro. Biografiado y biógrafo se convierten en co-protagonistas de la historia que se cuenta. El resultado, en el caso que nos ocupa, es una obra de difícil clasificación como género pero que abre una perspectiva rica y sugerente en su combinación de elementos biográficos y autobiográficos.

Al final del viaje conocemos mejor a Modigliani pero, sobre todo, descubrimos a dos mujeres: la joven Jeanne Hébuterne, que vivió su intensa y trágica relación con el pintor, y la escritora Patrice Chaplin, que muestra sin reservas las relaciones, igualmente intensas, que ha establecido con los personajes de su libro.

INDICE
Prólogo
Preludio
Exposición
Final
Coda