Diccionario Folklórico Guaranítico, de Miguel Raúl López Bréard

Precio y stock a confirmar
Ed. Moglia, año 2004. Tamaño 21 x 15 cm. Estado: Usado muy bueno (con tapas y lomo gastados). Cantidad de páginas: 404

Diccionario Folklórico Guarançitico, Miguel Raúl López Bréard456Por Miguel Raúl López Bréard

El material que comprende el presente compendio, es el resultado de un largo andar por la región que dimos en llamar guaranítica. Es la consecuencia principalmente de una inquietud que desde siempre nos ha movido, la curiosidad por el pasado, pero fundamentalmente por el saber de la gente en cuanto a sus tradiciones, costumbres, formas de vida y el mundo mágico de sus vivencias. Este acercamiento generalmente me fue posible por el manejo del idioma guaraní lo que, para el común de la gente, le depara la posibilidad de expresarse sin rodeos, porque esto nos hace ser iguales y entonces adonde quiera que fui, en las charlas con mis paisanos, la conversación nos fue llevando hacia los temas que me interesaban, que luego los volcaba en un cuaderno que tenía a mano.

Es decir, el que iba a hurgar determinados temas o conocimientos, no era un karai (del g. señor), de esos que con su sola presencia marcan una diferencia, que levantan imperceptibles barreras e inhibiciones para que la gente pueda expresar libremente su rico saber, eso que quieren y muchas veces no pueden decir cabalmente, sin un giro del idioma nativo, para completar o enriquecer el aporte. Esto me ha facilitado naturalmente el poder hablar el mismo idioma y ser parte de su idiosincrasia.

También realicé por cuenta propia, con autorización del H. Consejo de Educación de la Provincia de Corrientes, entre 1976/79 una encuesta, Que en su cuestionario tenía como ejemplo el realizado por el H. Consejo Nacional de Educación argentino en 1920, conocida como “Encuesta Láinez”, -de la que revisé algunas pocas carpetas correspondientes a la Provincia de Corrientes y Territorios Nacionales de Misiones y Chaco, en los años 60, cuando el Dr. Julián Cáceres Freyre era el Director del Instituto Nacional de Antropología y de las que luego el profesor Lázaro Flury me hiciera llegar fotocopias, que las conservo en mi archivo. La encuesta personal estaba centrada en la Provincia de Corrientes, porque entendía que era el lugar apropiado para su realización y porque las circunstancias así se daban para que aquel organismo acceda a su realización, que sin ser oficial, me había permitido, facilitándome las direcciones de todos los establecimientos escolares de esa Provincia, “sin otro tipo de compromiso”. En este sentido debo reconocer que más grande fue mi esperanza que el resultado obtenido, pero de cualquier manera creo que valió el esfuerzo y el gasto realizado, por cuanto para el investigador un solo dato bien vale un Perú.

Todo este material se enriqueció siempre con el andar de los años, tanto con viajes realizados por la región, como el de 42 días por los Esteros y Lagunas del Iberá en 1965 con Kamba Núñez, un Mariscador hábil e inteligente que mucho me enseñó, y otras tantas visitas a Pueblos, Islas y Parajes en busca siempre de la información en fuente y aún con el aporte de la gente, que sabiendo de mi interés, me visito acercándome sus conocimientos, contándome casos, indicándome sitios o lugares de los que se decían tenían historias.

Por otra parte, el material que se fue acumulando en mi gabinete, artesanal y bibliográfico, o las consultas en depositorios públicos y privados, sirvió para que comprenda mejor nuestras raíces y enriquezca el conocimiento de los diversos temas. Pues muchas veces, sin darnos cuenta, por ser muy comunes los elementos del uso cotidiano o el saber empírico de las cosas que nos rodean, no despiertan el interés por conocer las causales y origen de los mismos, para lo que he recurrido con asiduidad obsesiva, a la opinión científica de tantos investigadores, mediante bibliografía, entrevistas o correspondencia con colegas que me han distinguido con su paciente y generosa amistad. Esto también está reflejado en la presente obra, aunque las citas siempre son incompletas, porque en definitiva cada tema es pasible de un mejor tratamiento en lo inagotable del conocimiento.

Pero seguramente que el lector instruido encontrará muchas carencias, algunas propias, a las características del presente trabajo, como así también errores de escritura, con respecto a la actual grafía del guaraní oficial, porque se consignan los temas tal cual fueron tomados de su edición original, o bien, en los casos de topónimos, como éstos se hallan escritos en su forma tradicional. Para ello la colaboración de la Profesora Asela Liuzzi fue de inestimable valor, pues se tomó el trabajo de analizarlos filológicamente, a los que consignamos en un apartado interpretativo, de cómo lo encontramos y de cómo deberían ser escritos. Que ayudará a su mejor comprensión.

Y otro aspecto de preocupación fue sin duda el espacio territorial que debía comprender el material que se consigna, ya que la denominación guaranítica (o Tupi-guarani) tiene una muy amplia dispersión cultural, como imprecisa y genérica realidad étnica-geográfica. Por lo que en definitiva esto es sólo un marco conceptual para el desarrollo de la obra, porque a medida que se vaya revisando la composición de la misma, se verá que en la mayoría de los casos, de este origen solo queda el vocablo, en otros ni eso, porque éste se encuentra violado, desvirtuado y hoy en el conocimiento popular, apenas existen vagos recuerdos que, por su falta de vigencia, han dejado de ser representativos del folklore regional, debiendo aceptarse como manifestaciones de esta realidad aquellas aculturadas en el largo período de conquista, militar, social, político y religioso, “hispana-lusitana” desde el siglo XVI al siglo XIX, que fueron en definitiva las que nos dieron el perfil cultural que hoy exhibimos. De esto se trata, como se verá en la presente obra, que responde al sedimento sociológico que conforma la región, el que es tan rico como confuso en sus límites disciplinarios, entre la antropología y lo meramente folklórico, lo que hace que sea imposible tratarlo desde la asepsia científica, siendo en definitiva un trabajo que comprende temas del conocimiento de nuestro pueblo, que hemos tratado de ordenar, como un Diccionario Folklórico Guaranítico, para que sirva de consulta a estudiosos y de memoria a las generaciones venideras.

Miguel Raúl López Bréard