Comunismo del Siglo XXI (De la decadencia de la sociedad burguesa global a la irrupción del post-capitalismo revolucionario), de Jorge Beinstein

Precio y stock a confirmar
Ed. Trinchera, año 2011. Tamaño 21 x 14,5 cm. Estado: Usado excelente. Cantidad de páginas: 64

Por Nora Castañeda

Se me ha solicitado elaborar el prólogo de la obra Comunismo del Siglo XXI (de la decadencia de la sociedad burguesa global a la irrupción del pos-capitalismo revolucionario), cuyo autor es el economista, investigador y Profesor universitario argentino Jorge Beinstein.

La tarea encomendada nos llevó a intentar establecer un sororal y fraterno diálogo con el autor, usando como vía de encuentros y desencuentros la obra ya señalada, en sus cuatro capítulos:

1- Presencia de la Crisis
2- Declinación General de la Civilización Burguesa
3- Pre-capitalismos tempranos
4- Comunismo del Siglo XXI

Los resultados de la investigación y reflexiones por él realizadas de manera crítica se nos presentan, de acuerdo al esquema supra señalado, como muy sugestivos, en la medida que los capítulos y los temas correspondientes dan cuenta de la necesidad de comprensión histórica-teórica de la realidad del sistema capitalista global, sus contradicciones antagónicas y no-antagónicas; los denominados por Beinstein pre-capitalismos tempranos, refiriéndose al mundo capitalista dependiente subdesarrollado y, como proyección, la consideración de la posibilidad, también histórica, de construir una sociedad superior de cara, decimos nosotras, al mundo de los oprimidos(as), explotados(as), discriminados(as), en fin, de los excluidos(as) de siempre.

El diálogo no nos resultó fácil. Debimos avanzar y retroceder en muchas oportunidades, leer y re-leer, reconocer en el proceso: acuerdos, desacuerdos e interrogantes por resolver. Al mismo tiempo que destacar el importante esfuerzo realizado por el autor, a fin de elevar el conocimiento de la realidad que la humanidad requiere, urgentemente, se transforme.

Debemos señalar que la situación mundial que se nos presentó en los dos primeros meses de 2011 nos llevó a un intento de validación, tanto de lo expuesto por Beinstein como de nuestras propias reflexiones frente a su obra y la crítica realidad internacional.

Recordemos que el texto que analizamos lleva por nombre “Comunismo del Siglo XXI” y que, por tanto, la reflexión tiene un propósito claramente expresado, darnos instrumentos para develar la esencia de los procesos históricos a partir de la apariencia de los hechos.

De tal forma que el diálogo nos condujo a precisar que el capitalismo es hoy, más que nunca:

Un hecho histórico, que como todo hecho de esta naturaleza puede ser radicalmente transformable, no sin resolver contradicciones cada vez más profundas.

Un proceso en el que existen tendencias profundas que se oponen a la dominación, a la opresión.

Un sistema que ha pretendido su salvación, bajo una lógica perversa de salvación-degradación.

Un sistema global en crisis marcado por grandes genocidios y desastres ecológicos, sin precedentes en la historia humana.

Un sistema en el que ya están instalados los gérmenes del pos-capitalismo, concebido como ruptura total.

Un sistema en el que la hipertrofia financiera ha conducido a un techo insalvable; “…el capitalismo realmente existente fue quedando bajo la jefatura estratégica de círculos parasitarios”.

Un sistema que alienta, desde los países imperialistas, peligrosas aventuras fundamentadas en su poderío militar, en combinación con su diplomacia y estrategias comunicacionales imperialistas.

Un sistema que apunta hacia el control de las reservas petroleras, el agua, grandes territorios agrícolas como productores de biocombustibles, litio, y más.

Un sistema que desestabiliza los espacios no controlados, bajo una estrategia de re-conquista.

Un sistema global que, en los países centro del sistema, vive un crecimiento anémico prolongado.

Un distema que transfiere, de manera no fundamentada, una suerte de ilusiones hacia la periferia, sobre todo a los llamados países emergentes.

Beinstein, siguiendo el hilo conductor que le proporciona la razón de ser de sus reflexiones, no se queda allí y avanza hacia la comprensión del denominado, por muchos autores, “socialismo real”, y que para él no es otra cosa que un pos-capitalismo temprano en el que “los comunistas del siglo XX asumieron una visión simplista de la historia, que ignoraba la extrema complejidad de las relaciones de dominación…”

No se comprendió, suficientemente, que el proceso de la decadencia embrionaria del capitalismo, hecha presente en el siglo XX, “…no quebró su hegemonía civilizacional; en consecuencia, el socialismo radical, comunista, quedó atrapado por la reproducción dominante del mundo burgués…”

Así, según el autor, lo que se estableció por diversas razones, justificadas o no, en la periferia anti-capitalista (mundo subdesarrollado capitalista dependiente en lucha por su liberación), fue un socialismo estatista.

Termina el autor, y no podía ser de otra manera, con unas reflexiones en torno al Comunismo del Siglo XXI: herencia y posibilidades e imágenes comunistas. Seguramente los lectores y lectoras del libro, comprometidos(as) con las causas revolucionarias, harán hincapié en estos últimos aspectos. Beinstein nos señala que: “…finalmente, la decadencia general del sistema, el comienzo del fin de su hegemonía cultural abre un gigantesco espacio a la creatividad de los oprimidos…La insurgencia es históricamente posible, la compleja articulación global del sistema se deteriora no solo en su periferia sino también en su espacio central, el Primer Mundo.

El sujeto universal del anti-capitalismo, aclara, podría ser pensado como un sujeto plural que recupera memorias populares de forma de convivencia igualitarias, solidarias, de resistencia (incorporamos nosotras) al patriarcado y toda forma de discriminación, apoyado en la construcción de una economía socialista desde lo comunitario, respetuosa de los derechos de la Madre Tierra y ofreciéndole al Universo una nueva forma de vivir, de vivir bien, el buen vivir.

Se trata de afirmar en la construcción de la nueva sociedad la lucha por todas las libertades colectivas o individuales no opresivas: de religión, de género, de comunidad, de etnia, de rechazo a la regimentación capitalista y burocrática.

INDICE
I- PRESENCIA DE LA CRISIS
Crisis, decadencia, redespliegue imperial
Deudas y enfriamiento económico
El techo financiero (o como la tabla de salvación se convirtió en un salvavidas de plomo)
II- DECLINACION GENERAL DE LA CIVILIZACION BURGUESA
Techo energético y “destrucción creadora” (de más destrucción)
De la crisis crónica de sobreproducción a la crisis general de subproducción. El ciclo largo del capitalismo industrial
Tecnología
Imperio y Estado
Convergencias
Ilusiones periféricas
III- POSTCAPITALISMOS TEMPRANOS
Comunismo del siglo XX
La mutación estatal-militar-financiera del capitalismo
La vía estatista del anticapitalismo
La herencia positiva
IV- COMUNISMO DEL SIGLO XXI
Herencias y posibilidades
Imágenes comunistas