Brujería, magia y oráculos entre los Azande, de E. E. Evans-Pritchard

Precio y stock a confirmar
Ed. Anagrama, año 1976. Tamaño Incluye 47 fotografías en blanco y negro sobre papel ilustración. Estado: Usado excelente. Cantidad de páginas: 496

Mi objetivo, en este libro, no es describir exhaustivamente todas las situaciones sociales en que la magia, los oráculos y la brujería se presentan, sino estudiar las relaciones de estas prácticas y creencias entre sí, mostrar cómo forman un sistema racional e investigar cómo este sistema racional se manifiesta en el comportamiento social.

Si alguien me acusara de que, al tratar de la magia, he hecho una abstracción parcial de las actividades con que va asociada, replicaría que me ocupo únicamente de algunas de sus relaciones. Sería grotesco describir la vida económica zande en un libro sobre la magia, los oráculos y la brujería azande, puesto que la agricultura, la caza y la recolección no son acciones propias de estas creencias y ritos, sino que las creencias y los ritos son actos que influyen en la agricultura, la caza y la recolección.

Algunos pueden pensar que hubiera sido mejor haber descrito primero lo que a veces se considera los cimientos de la cultura: la organización familiar y de parentesco, la regulación de la vida pública y la producción de comida y herramientas. Estoy de acuerdo en que hubiera sido mejor hacerlo así, pero en las primeras etapas de mi trabajo me interesé por los temas que se describen en este libro y encontré fácil recoger información sobre ellos. otros pueden preguntarse por qué no se incluye una descripción de la religión zande, puesto que la magia y la religión suelen agruparse juntas en los tratamientos teóricos. Es cierto que tienen propiedades comunes, pero el culto zande de los muertos está vinculado a actividades familiares y la creencia en el Ser Supremo está mezclada con creencias en fantasmas, de tal manera que la religión zande se describiría más adecuadamente en conexión con la vida doméstica.

La mente investigadora no se satisface con conocer los hechos desnudos, sino que busca descubrir sus uniformidades y relacionar un hecho con otro. Sólo operando así se pueden comprender las creencias azande y compararlas con las nuestras. ¿Es tan distinto del nuestro el pensamiento zande que solo podemos describir su lengua y sus acciones sin comprenderlas, o bien es esencialmente igual a nuestro propio pensamiento puesto en un idioma al que no estamos habituados? ¿Cuáles son las motivaciones del comportamiento zande? ¿Cuáles son sus nociones de la realidad? ¿Cómo se manifiestan en las costumbres estos motivos y nociones? He tratado de tener siempre presentes estos grandes problemas sociológicos, de tal forma que mi descripción sea una descripción intencionada y no una recolección desnuda de hechos.

No obstante, no he introducido las habituales explicaciones psicológicas y sociológicas de las nociones místicas y del comportamiento ritual, ni he intentado mostrar la vinculación de las creencias y costumbres azande con la teoría antropológica. Considero que esta tarea, que me propongo realizar, es mejor hacerla en otro lugar. Gran parte de lo que he recogido necesita una explicación. He intentado darla a partir de las propias exposiciones de los azande y situando en la órbita de un hecho todos los demás hechos estrechamente relacionados con él en el pensamiento y en la acción. Por ejemplo: no ofrezco explicación de por qué los azande atribuyen los acontecimientos a la brujería y a la magia, pero he tratado de descubrir uniformidades en las razones que dan del acaecer de los fenómenos. Siempre me he preguntado «¿Cómo?» más que «¿Por qué?» los azande hacen determinadas cosas y creen en determinadas nociones, y he tratado de explicar el hecho citando otros hechos de la misma cultura y haciendo notar la interdependencia entre los hechos. La explicación, por tanto, se encontrará incorporada en mi relación descriptiva y no se plantea independientemente de ella. Mis interpretaciones están contenidas en los mismos hechos, pues los he descrito de tal forma que las interpretaciones surjan formando parte de la descripción.

INDICE
Prefacio
Prólogo del profesor C. G. Seligman
INTRODUCCION
I- Cómo se ha escrito este libro
II- Lista de los términos utilizados para describir las costumbres y creencias azande
III- Esbozo de la cultura azande
PARTE I, BRUJERIA
I- La brujería es un fenómeno orgánico y hereditario
II- La materia de la brujería se revela en la autopsia
III- Otros agentes malignos asociados con la brujería
IV- La noción de brujería explica los sucesos desafortunados
V- La acción contra la brujería está socialmente controlada
VI- Quienes padecen desgracias buscan brujod entre sus enemigos
VII- Los hombres embrujan a los demás cuando los odian
VIII- ¿Son los brujos agentes conscientes?
Ix- Brujería y sueños
PARTE II, ExORCISTAS
I- Los exorcistas dirigen una sesión
II- La fe zande en los exorcistas
III- Instrucción del novicio en el arte de los exorcistas
IV- El lugar de los exorcistas en la sociedad zande
PARTE III, ORACULOS
I- El oráculo del veneno en la vida diaria
II- Recolección del veneno
III- Consulta del oráculo del veneno
IV- Problemas que plantea la consulta del oráculo del veneno
V- Otros oráculos azande
PARTE IV, MAGIA
I- Magia buena y hechicería
II- Magia y magos
III- Curandería
IV- Una asociación para la práctica de la magia
V- Brujería, oráculos y magia en las situaciones de muerte