Masaje Ayurvédico. La técnica tradicional hindú para el equilibrio mente-cuerpo, de Harish Johari. Ed. EDAF, año 2006. Tamaño 24 x 17 cm. Estado: Usado muy bueno ( ). Cantidad de páginas: 182

El Ayurveda es uno de los sistemas de medicina más antiguos, y considera al ser humano como un todo íntimamente conectado con su entorno y con las demás formas de vida. A medida que este arte curativo fue evolucionando, los masajistas -médicos ayurvédicos- desarrollaron una técnica especial basada en la comprensión de las distintas necesidades de los diferentes tipos de cuerpos y en su conocimiento de los “marmas”, los puntos sutiles de energía que responden a una suave manipulación física.

Este tipo de masaje actúa tanto a nivel físico como mental, permitiendo la regeneración de todos los sistemas del cuerpo.

Practicado con regularidad, libera la tensión muscular, restituye la agilidad de las articulaciones rígidas y detiene el envejecimiento prematuro.

Apoyado por 115 ilustraciones, y con un lenguaje claro y asequible, el autor nos guía a través de cada uno de los pasos del masaje, explica cuáles son los aceites más apropiados para los diferentes tipos de cuerpos y muestra la forma de eliminar los desequilibrios y de estimular la autocuración.

Este libro aborda los diferentes masajes: para el embarazo, parto y posparto, para niños, y técnicas específicas para el tratamiento de determinadas enfermedades como la artritis, la ciática o el insomnio. También ofrece un tratamiento tradicional de belleza en cuarenta días que se practica en la India y que incluye preparación de aceites aromáticos, cremas de hierbas, mascarillas faciales y baños de arcilla.

Por Harish Johari

Mi formación en el Ayurveda comenzó a temprana edad. Cuando tenía ocho o diez años ayudaba a mi madre a elaborar remedios de hierbas en polvo, cataplasmas curativas, mascarillas faciales y tés de hierbas. Más tarde colaboré con mi abuelo y con mi tío abuelo en la preparación de remedios para los ojos, óxidos y pastas extraídas de piedras preciosas y tónicos rejuvenecedores (rasayanas).

Entre los años 1955 y 1968 acompañé de forma continua a un médico ayurvédico, un “vaidya”, llamado Rameshwar Prasad Pande. Durante este período aprendí la energía curativa de los alimentos, hierbas, plantas y piedras preciosas; los “doshas” o humores corporales; el papel de la astrología en la comprensión de las enfermedades (físicas y mentales), y cómo detectar la enfermedad examinando las diversas partes del cuerpo. Mi interés en el yoga tántrico y en la alquimia me llevó a conocer muchos “vaidyas”, y cada uno de ellos me enseñó algo valioso sobre la vida.

A los trece años me convertí en un asiduo practicante de lucha. En la escuela de artes marciales, o “akhara”, en Jaunpur, conocí varios vaidyas que practicaban la lucha para mantener su bienestar físico y mental. Los luchadores de la India se podrían denominar artistas del trabajo corporal -trabajan con el “prana”, la energía pránica, el control de la respiración y diversos ejercicios para desarrollar la fuerza, la resistencia y el vigor-. El masaje era una parte integral de la lucha.

En la Antigüedad, las clínicas ayurvédicas no ofrecian el masaje de forma regular, ya que todo el mundo daba y recibía masajes. Cuando los pacientes requerían un tratamiento especial, los vaidyas los remitían a especialistas en masaje. Estos técnicos empleaban aceites especiales y friccionaban las zonas afectadas según las instrucciones del médico ayurvédico. Con frecuencia, estos masajistas eran luchadores. Actualmente en India los masajistas con esta formación recorren los lugares públicos y ofrecen masajes de cuerpo y de cabeza por unas pocas rupias. Aunque tal vez no conocen el Ayurveda, saben cómo trabajar con los músculos, las articulaciones y los huesos. Uno de mis maestros fue Siddique Khan, de Nawab, Rampur. Era un perfecto maestro de masaje capaz de curar y fortalecer cualquier parte del cuerpo, tejido o músculo.

Algunos de estos masajistas/luchadores eran también médicos ayurvédicos y/o “hakims”. (Un hakim es un médico que ha estudiado el sistema Unani -griego- de la medicina). Con el tiempo desarrollaron un sistema especial que les era propio y que contenía el conocimiento del sistema ayurvédico o Unani de la medicina. Los métodos de masaje descritos en este libro se basan en las técnicas de dichos médicos/luchadores. Lo denomino masaje hindú tradicional basado en los principios ayurvédicos, tal como los “doshas” y los “marmas” (puntos de presión). Durante todos estos años me he formado con dos grupos principales de maestros, uno hindú y el otro musulmán. De los maestros hindúes aprendí sobre los “marmas” y los “doshas”; con los musulmanes conocí los puntos de presión denominados “muqame makhsoos”. La mayoría de las veces los “marmas” y los “muqame makhsoos” coinciden, aunque ocasionalmente existen importantes y útiles diferencias entre ellos. Algunos de los puntos de presión presentes en los pies corresponden a lo que en Occidente se conoce como reflexología.

El masaje que se presenta en este libro es principalmente preventivo y se debe practicar con regularidad. Este método de masaje no se considera terapéutico, excepto para tratar algunas dolencias menores. No es lo mismo, por ejemplo, que el masaje previo a los tratamientos “panchakarma” (purificación). Muchos tratamientos médicos ayurvédicos utilizan aceites y técnicas específicos para ciertas enfermedades en particular. Estos métodos deben practicarse sólo bajo la supervisión de un médico ayurvédico o “vaidya”, y no están incluidos en este libro.

INDICE
Prefacio
Introducción
1- Introducción al masaje
2- Principios ayurvédicos del masaje
3- Aceites para masaje
4- Preparación para el masaje
5- Masaje total del cuerpo
6- Masaje terapéutico
7- Masaje durante el embarazo
8- Masaje para los bebés
9- Masaje estético
Apéndice
Glosario
Fuentes de aprovisionamiento